×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El tamarindo cannábico para enchilarte mientras 'pachequeas'
Excélsior
~
06 de Septiembre del 2018 11:17 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Excelsior / Un caramelo elaborado desde un pequeño taller casero el Estado de México

CIUDAD DE MÉXICO.- A simple vista parece el clásico dulce de tamarindo, pero basta con probarlo para percibir el sabor a cannabis con el que está infusionado. Elaborados desde un pequeño taller casero en Ecatepec, Estado de México, el Pelón Pone Rico es un caramelo pacheco elaborado por el colectivo MCPot y que desde hace tres meses se distribuye entre los pachecos de la Ciudad de México y sus alrededores.

El Pelón está elaborado a partir de una extracción de cannabis realizada con alcohol y se presenta en cuatro sabores diferentes: el clásico de tamarindo, el de mango, chamoy y “el negro”. Las dosis de cada dulce, me explicó su creador, es de 250 miligramos de THC, excepto por el Pelón Negro, cuya dosis es de 400 miligramos. Esto significa que con un Pelón es más que suficiente para que un usuario frecuente se sienta drogado.

“Lo mejor es llevársela tranquilo”, me explica unos de los miembros de MCPot mientras me muestra los diferentes sabores y se embarra un poco del Pelón de chamoy en el dedo.

Mientras le da un trago a su cerveza, me explica que para llegar a la dosificación ideal pasaron por un largo proceso de prueba y error.

“Por eso lo mejor es comerlo poco a poco. Pero también está bueno para escarchar la cerveza”.

El nombre de McPot viene del apodo de su fundador, quien a principios de año comenzó a infusionar chocolates de diferentes sabores para vender a sus amigos. Empezó como una persona, pero ahora son dos socios que también contratan empleados para la elaboración y el empaquetamiento de sus productos, que también incluyen chocolates de sabores y mazapán.

“Empezamos en febrero haciendo chocolates”, me explica MCPot. “Pero la idea de los tamarindos salió de un amigo que me preguntó si podía infusionarlos. Y pues el Pelón es el que todos conocen, y que además puedes traer en la bolsa y estarte comiendo".

Después de lograr la mezcla idónea, hicieron algunas modificaciones al logotipo del dulce comercial y cambiaron el nombre a Pelón Pone Rico.

Hasta el momento, me aseguran, han vendido alrededor de 1,500 Pelones. Aún así, me comentan que su plan es mantener un bajo perfil, al menos mientras se legaliza la marihuana en el país. Por eso, me explican que su método de distribución es a través de las redes sociales, por medio de un par de cuentas privadas en donde verifican a quienes los agregan antes de ser aceptados. Por precaución.

“La idea es seguir creciendo y en algún momento tener una dulcería”, concluye McPot. “El punto es poder hacer todo de manera correcta, poder hacer todo de una manera más profesional. Queremos explorar y hacerlas cosas que nadie más está haciendo, seguir innovando”.