×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Historias humanas
Esteban hace unos deliciosos pollos al carbón
Carlos Montoya
~
08 de Septiembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Carlos Montoya / Le gusta que sus clientes se vayan contentos y regresen.

GUADALUPE.- Metros antes de llegar a los límites de la colonia Fovissste con La Florida, sobre la avenida México, de una esquina se despiden aromas que no tardan en abrir el apetito de quienes gustan la comida preparada al carbón, tanto de peatones como de automovilistas que pasan por este punto.

Esa sinfonía de exquisitos olores proviene de una parrilla que al acercarse, uno puede observar el colorido que conforman las papas envueltas en papel aluminio llenas de queso cocinándose lentamente, junto a las cebollas que se caramelizan a fuego lento y las salchichas para asar.

Pero el rey del asador es la especialidad de la casa, es decir, el pollo a las brasas estilo Sinaloa, con su piel crocante marinada con la receta secreta de quien los comenzó a vender hace 17 años en este mismo lugar, nos referimos a don Esteban Barragán.

Él comenzó vendiendo exclusivamente tamales y atoles, sin embargo, un día decidió aventurarse a vender pollos asados sin imaginar el éxito que iban a tener entre los vecinos de las diferentes colonias aledañas que acuden por estas suculencias sinaloenses.

Actualmente es su hijo del mismo nombre el encargado de marinar y preparar los pollos para que, de miércoles a domingo en punto de las 10 de la mañana, comenzar con la venta que termina aproximadamente a las seis de la tarde, cuando ya acabó con toda la vendimia.

Él tiene 17 años en el negocio que lo ha hecho famoso por la frescura de sus pollos y sobre todo por el sabor de Sinaloa plasmado en esta carne a las brasas.

De la venta mantiene a su familia, que lo apoya incondicionalmente sin olvidar que por las noches en este mismo lugar sigue vendiendo tamales rojos, verdes y atoles de diferentes sabores.

Estaban heredó los conocimientos de su padre, quien le enseñó a preparar los pollos sinaloenses que los surte acompañados de cebollas, verdura, salsas y salchichas para asar; dijo que mientras tenga las fuerzas suficientes seguirá en el negocio, ya que es su sustento.

Recordó que su mayor satisfacción es ver que los clientes se vayan contentos y posteriormente regresen porque sus productos les gustaron, situación que lo motiva para seguir adelante.