×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fenaza 2018
'Platerito' recibe su alternativa en una corrida que quedó a medias
Isabel Medellín
~
09 de Septiembre del 2018 00:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Imagen / Ángel Espinoza 'Platerito', se convirtió en torero en la segunda corrida de la Fenaza 2018.

ZACATECAS.- Ángel Espinoza “Platerito” se convirtió en torero en la segunda corrida de la Feria Nacional de Zacatecas 2018, con Arturo Macías "El Cejas" como padrino, y Diego Silveti y Diego Sánchez como testigos.

Fueron ocho toros de San Isidro los que se lidiaron siendo "Pablote", con 498 kilos, el que sirvió de sinodal al nuevo matador que vistió de blanco y oro, como marcan los cánones para los toreros que toman la alternativa.

Luego del picador, Ángel pidió las banderillas, dedicó su trabajo al respetable y pidió que un pasodoble de la Banda Sinfónica de Zacatecas lo acompañara.

Luego, en el tercio hidrocálido "El Cejas" cedió sus trastos al zacatecano "Platerito" para que este fuera a los medios a lidiar con la muleta a su primero de la tarde con el que no logró hacer un trabajo coordinado.

Un espadazo tendido pero eficaz provocó la petición mayoritaria de oreja, premio que negó el juez y que fue reprochado por el público.

El segundo animal que brincó a la arena fue "Calesero", de 530 kilos, y fue recibido por unos experimentados capotazos de Macías quien, recibió de regreso su muleta y su espada de manos de su ahora ahijado para tratar de sacarle algunos pases a un toro que caminaba más como una res que como un animal bravo.

El ataviado de suraya y oro, tuvo dificultades para igualar al astado y, luego de varios pinchazos y dos golpes de descabello, el doctorado lidiador recibió dos avisos desde el palco del juez antes de ponerle fin al de San Isidro.

Luego llegó el turno para Diego Silveti, que brindó la faena de "Humbertín", con 506 kilos, a los presentes.

Vestido en un terno turquesa y rematado en oro, el guanajuatense puso su rúbrica en cada pase, lento y bajo, y hasta tuvo el acompañamiento musical de los muchachos del maestro Salvador García y Ortega.

El toreo de dinastía tuvo que recurrir a la espada corta para poner fin al primero de su lote no sin antes recibir un aviso de la autoridad.

"Tom", de 525 kilos, fue el primero para el joven Diego Sánchez, otro matador por herencia familiar, y que fuera el triunfador del serial del 2017.

Con el paño logró arrancar el "¡Olé!" de la asistencia gracias a las embestidas del primer astado que tuvo las banderillas completas y que, por su embestida, le permitió lucirse con el trapo rojo.

Aunque le pego un buen estoconazo, tuvo que hacer uso de la espada de descabello y escuchó un regaño de la autoridad. Aún así salió al ruedo para recibir las palmas.

La segunda parte de la corrida dominical fue inaugurada por "Celorio", un berrendo que con tan solo 464 kilos, fue recibido por "El Cejas", de rodillas y pegado en tablas.

Desafortunadamente, luego que el astado lo pusiera en apuros, un subalterno lo pinchó en el ojo derecho con el arpón de una banderilla al tiempo que la lluvia hacía de las suyas. 

Aunque Macías señaló el daño en el animal, el juez no permitió el cambio puesto que ya había sido tocado por el picador.

Cuando el matador batallaba por acabar con su astado, la lluvia arreció e hizo correr a la gente de numerado y que los que pagaron por general se apiñaran en el pasillo superior de la plaza.

Luego de 20 minutos la empresa Zacatecas Tierra de Toros anunció que la corrida terminaba puesto que el agua imposibilitaba seguir con las faenas de los tres toros que aún estaban en los corrales.

A pesar de que la gente estaba amontonada, tuvieron que pasar casi 10 minutos antes que una puerta se abriera y dejara que los asistentes salieran.