×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Tres mujeres mueren de cáncer tras recibir un órgano 'contagiado'
Excélsior
~
18 de Septiembre del 2018 16:45 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Excelsior / Los expertos aseguran que se trata de un caso muy inusual.

CIUDAD DE MÉXICO.- Como seguramente has escuchado en más de una ocasión, el cáncer NO es contagioso, una persona saludable no puede adquirirlo al tener contacto cercano con la persona afectada.

Tener relaciones sexuales, besos, compartir comidas o respirar el mismo aire no puede hacer que la enfermedad se propague de una persona a otra.

La única manera en que algo así puede ocurrir es a través de donaciones de órganos.

Recientemente se dio a conocer que tres de cinco mujeres que recibieron órganos trasplantados de una misma donante murieron de cáncer.

Este extraordinario caso fue revelado en un estudio realizado por el equipo del nefrólogo Frederike J. Bemelmande, del Centro Médico Académico de Ámsterdam.

Según la información revelada, todo se remonta a 2007, cuando una mujer de 53 años que murió de un derrame cerebral donó sus riñones, pulmones, hígado y corazón.

Lo extraño es que cuatro de las pacientes que recibieron los órganos posteriormente contrajeron un agresivo tipo de cáncer de mama.

Los doctores no sabían que la donante padecía una enfermedad oncológica a pesar de múltiples pruebas realizadas. 

16 meses después del trasplante enfermó una de las receptoras. Tras el diagnóstico, los médicos le realizaron un análisis de ADN que mostró que las células tumorosas malignas procedían del órgano donado.

En ese momento, se alertó a las otras tres afectadas, pero, lamentablemente, sólo una de ellas consiguió salvar la vida. A esta última también le fueron detectadas células de cáncer de mama, pero después de que le extirparan el órgano infectado, se sometió con éxito a un tratamiento quimioterapia.

Los expertos aseguran que se trata de un caso muy inusual, ya que la probabilidad de que un donador transmita alguna enfermedad grave a un receptor es de 1 entre 10 mil, siendo todavía menos frecuente que la enfermedad transmitida sea oncológica.