×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fenaza 2018
Amor reflejado en las artesanías michoacanas
Norma De Luna
~
21 de Septiembre del 2018 05:00 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Miguel Alvarado / Gabriela Alonso y su familia cuidan cada detalle para que sean piezas únicas.

ZACATECAS.- El amor que los artesanos michoacanos ponen en cada uno de sus artículos se refleja en el trabajo final y en la belleza que estos tienen, una tradición ancestral tallada en distintos tipos de maderas, es lo que podrás encontrar en la Feria Nacional de Zacatecas.

Gabriela Alonso junto a su padre y familiares aprendió el arte desde pequeña, en un poblado de Michoacán, desde entonces se dedican a trabajar maderas duras tropicales de la región como artículos para la cocina, el cabello, instrumentos, bases, entre otras.

Se aprovecha la madera cuando un árbol se cae o hacen intercambios de bienes para poder realizar las artesanías sin dañar al medio ambiente.

Aretes, pulseras, peinetas, peines, pipas, flautas, molinos para pimienta, bases para celulares, protectores para vasos, son algunos de los accesorios que realizan.

Es el primer año que asisten a la Fenaza y asegura que a las personas les llama mucho la atención pues, a pesar de que en el estado también se hace trabajo en madera no es algo común que se vea en los establecimientos.

Junto con su familia, Gabriela visita todas las ferias mexicanas dando a conocer el talento y las raíces michoacanas que heredó.

Es tanto el amor a esta tradición que Gabriela empezó a realizar también micro marquetería, a base del deshecho de la madera y así aprovechan todo lo que se trabajó y con ellos hace pequeñas figuras.

El proceso para trabajar la madera es bastante complicado, mínimo debe pasar un año para que la madera se seque, y depende de la pieza a realizar tarda de uno a dos días, aunque, lo trabajan por grandes piezas.

Los precios son considerables, oscilan en cucharas desde 120, molinos en 350 pesos, pero es una inversión única, son piezas que te duran toda la vida.

“Todo lo que hacemos es muy especial y por eso los precios se les pueden hacer caros, es el alma y corazón de los michoacanos en estas piezas” finalizó la artesana Gabriela.