×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Usted ha tenido algún incidente con un sacerdote?


Carece el municipio de trabajo para migrantes
Francisco Vargas 03-10-2013 23:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Mientras el índice de migrantes extraditados de Estados Unidos a México aumenta, los empleos y la calidad de estos se quedan en el rezago. Aunado a que muchos paisanos rechazan oportunidades laborales porque los salarios son mínimos, en comparación a lo que ganaban en el país vecino.

El subsecretario del Servicio Nacional del Empleo en Zacatecas (SNEZ), Martín Gerardo Luna Tumoine, declaró que cada semana se registran entre 20 o 30 migrantes que son deportados a Fresnillo y buscan trabajo mediante dicha dependencia.

Luna Tumoine explicó que tratan de ayudar lo más posible, pero los recursos nunca serán suficientes para la gran demanda de empleo que prevalece en la región.

Detalló que han ayudado a los migrantes que regresan de Estados Unidos, pero se topan con varios obstáculos en el camino; el principal, la gente quiere empleos donde gane lo que ganaba en el país vecino.

“No podemos comparar lo que van a ganar aquí con lo que ganaban en Estados Unidos; allá los sueldos son mejores y por eso muchas veces cuando les ofrecemos un empleo y ven que el salario es mínimo en comparación a su antiguo trabajo, se desaniman”, lamentó.

Aun así, celebró que existen excepciones, “tenemos migrantes que pusieron negocios y que ya pudieron establecerse con apoyo del SNEZ y ahora son impulsadores de empleo”.


Urgen mejores oportunidades
El presidente del Club de Migrantes Colonia Hidalgo de Ojuelos, Antonio Tovar, refirió que los deportados necesitan que en el municipio y en el estado se abran nuevas fuentes laborales, pues los paisanos tienen conocimientos técnicos que se desaprovechan.

“Muchos éramos afinadores de cemento, algo que ya puede considerarse un conocimiento más técnico y aquí no hay espacio para nosotros. Ahora los migrantes se van hasta Monterrey, allá sí hay trabajo acorde a lo que sabemos hacer”, recalcó.

El llegar sin dinero, buscar maneras para adherirse a la sociedad y encontrar trabajos son la cruz para miles de migrantes que llegan cada año al municipio tras ser deportados y perder todo lo que formaron o consiguieron en Estados Unidos.

Para desgracia, volver a Fresnillo es encontrar una tierra sin trabajo y pocas oportunidades. Los pocos empleos son mal pagados, lamentó el presidente del club migrante.

 
Tags