×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Alumnos del IZEU dan gracias a Dios por un logro profesional más
Alejandro Castañeda
~
25 de Enero del 2015 20:27 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Miguel Correa / Los sonrientes graduados no perdieron la oportunidad de tomarse la foto del recuerdo con el párroco Antonio Soto.
Miguel Correa / Las compañeras se sintieron felices por terminar los estudios, pero nostálgicas porque se despiden.
Miguel Correa / La graduada Guadalupe Enríquez Hernández con su familia.
Miguel Correa / Los ahora maestros no podían ocultar su felicidad.
Miguel Correa / Natalia Padilla y Paulina Aguilar.
Miguel Correa / María del Rosario y Pedro.
Miguel Correa / Óscar, Fátima de la Rosa y Ana María.
Miguel Correa / La familia Rodríguez no podía faltar en este día especial.
Miguel Correa / Guadalupe Enríquez, Mitzy Tavera y Claudia López.
Después de dos años de esfuerzos y sacrificios en su estudio, 15 alumnos del Instituto Zacatecano de Estudios Universitarios (IZEU) llegaron al Templo de Nuestra Señora de Fátima para agradecerle a Dios por la culminación de su especialización.

Los jóvenes de la generación 2012-2015 tenían sentimientos encontrados, por un lado la felicidad por el término satisfactorio de su maestría en Técnicas y Estrategias de la Enseñanza; y por otro, la nostalgia de ya no convivir con sus compañeros.

Seres queridos y maestros acompañaron a los felices graduados, quienes portaron muy orgullosos su tradicional toga y birrete.

El sacerdote recibió a los egresados en la puerta del recinto religioso, para después hacer la entrada al templo y dar inicio con la ceremonia.

Los exalumnos del IZEAU tomaron su lugar frente al altar para escuchar con atención el mensaje que el padre tenía para ellos en esta fecha tan importante en su vida académica.

El sacerdote los felicitó e invitó a no conformarse con la licenciatura y buscar un nivel más de preparación para ser mejores en el campo educativo.

Además, los llamó a mostrar agradecimiento con Dios en cada paso académico y personal que den y a no abandonar su espiritualidad católica.

Los asistentes recibieron el vino y el pan, para después pasar al altar a recibir la bendición del padre, quien roció agua consagrada sobre los graduados.

Al término de la misa, los exalumnos se dirigieron a las instalaciones del IZEU, donde se realizó la entrega de papeles y dieron el adiós a la escuela.