×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



?Aaron Hernández, exjugador de los Patriotas, culpable de asesinato 
Notimex
~
15 de Abril del 2015 10:27 hrs
×


Compartir



Liga Corta




AP / Aaron Hernández durante una audiencia de su juicio por asesinato.
MASSACHUSETTS.- Tras más de 35 horas de deliberación, el exjugador de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Aaron Hernández, fue encontrado hoy culpable de asesinato en primer grado del jugador de futbol amateur Odin Lloyd en 2013, por lo que podría enfrentar una condena de cadena perpetua.

El veredicto acarrea una pena de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, derivado del crimen donde Odin Lloyd perdió la vida el 17 de junio de 2013 y cuyo cadáver fue descubierto en Massachusetts ese mismo mes.

Hernández, de 25 años de edad y quien no mostró ninguna emoción durante la lectura del veredicto final, fue asimismo encontrado culpable de las acusaciones de posesión ilegal de armas y municiones. La jueza podría definir la sentencia en cualquier momento.

Su prometida, Shayanna Jenkins, estalló en lágrimas cuando escuchó el veredicto de culpabilidad.

Hernández solo se mojó los labios y se mantuvo sentado, junto a sus abogados.

Hernández, cuyo padre es originario de Puerto Rico, fue encontrado culpable por el asesinato premeditado de Lloyd, de 27 años, quien mantenía una relación sentimental con la hermana de la novia del exjugador de los Patriotas.

De acuerdo con la acusación, Hernández asesinó a Lloyd con la ayuda de dos cómplices, Ernest Wallace y Carlos Ortiz, juzgados por separado. Los tres son acusados, además, de haber destruido e intentado encubrir evidencia sobre el asesinato.

Durante el juicio, el fiscal Patrick Bomberg indicó que el ADN de Hernández se detectó en un cigarro de mariguana encontrado junto al cuerpo sin vida de Lloyd, además de que huellas de zapatos en la escena del crimen coincidieron con calzado del exjugador de los Patriotas.

Según la acusación, Hernández y sus cómplices condujeron a Lloyd el 17 de junio de 2013 a un área remota y desolada en las afueras de la comunidad de North Attleborough, donde le dispararon en seis ocasiones y abandonaron su cuerpo.

A lo largo del proceso, el abogado de Hernández, Michael Fee, sostuvo que su cliente era inocente, y que la evidencia recabada en la investigación del crimen había sido “descuidada y poco profesional”.

Valuado en 40 millones de dólares durante su época como jugador de los Patriotas, para los que se desempeñaba en la posición ofensiva conocida como tight end, Hernández enfrenta también acusaciones separadas por otros dos asesinatos cometidos en 2012 en la ciudad de Boston.