×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Cosas de Jerez
Algo de lo que la población dudaba: se está combatiendo el alcoholismo callejero
Javier Torres Valdez
~
24 de Agosto del 2015 23:27 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Según las fuentes oficiales,  un 95% de las 2 mil 500 encuestas que se realizaron, coinciden en que debe erradicarse el consumo de alcholo en al calle.

En un documento firmado por un grupo de jerezanos, coinciden en lo benéfico que resultará para Jerez, que vuelva a ser visto como una ciudad alegre, dinámica y cultural, como estaba catalogada hasta hace algunos años.

Otras opiniones giran en torno a la idea de que no hay que buscar a los culpables de los errores del pasado, sino que hay que señalar positivamente a quienes resuelvan o corrijan dichos errores.

Se conoce de antemano, que algunos comerciantes de vinos y licores, sentirán lesionados sus intereses, pero la verdad es que solamente hay que hacer unas adecuaciones para que obrando con imparcialidad se aplique un horario adecuado en el que todos resulten beneficiados.

Se ignora, si  algunos de los colaboradores del alcalde, se le haya ocurrido buscar el mecanismo legal para prohibir que los visitantes deambulen por la ciudad cargando sus hieleras llenas de cerveza y vino, que consumen dentro de los parques y jardines.

Quienes lo hacen son los llamados turistas de rancho, que cuando vienen a Jerez, solo nos dejan basura, mugre, latas vacías, orines y vómito.

Por mucho que se quiera proteger el turismo, a los jerezanos no les agrada mucho recibir este tipo de visitantes, el pasado domingo, el jardín principal se vio tranquilo, sin ebrios y muchas familias se acercaron a la zona centro para comprobar que el operativo realizado por la policía estaba funcionando de verdad.

Algo que fue bien visto, fueron las acciones de la policía preventiva, quien de buena manera pidieron a un grupo de jóvenes que tomaban cerveza que abandonaran el lugar, quienes argumentaron que beber no estaba prohibido, solo que en la calle no se podía.

La orden ya fue dada: ni ebrios, ni caballos, ni perros se permitirán en las calles de Jerez.

Eso, aunado al numeroso grupo de elementos del Ejército Mexicano, ha logrado hacer que Jerez esté tranquilo, con seguridad, sin el ensordecedor ruido de bandas desafinadas que tocan en las calles, porque las buenas bandas que Jerez tiene son las que se llevan los buenos contratos para actuar en otros estados.

Algunos no están de acuerdo con la medida y alegan que habrá muchos muertos en accidentes, ya que al  no dejarlos tomar en la calle, lo harán dentro de los automóviles, donde luego pueden accidentarse y hasta matarse.

Infantil argumento de algunos paisanos que por lo general están en contra de todo y a favor de nada.

Algo que bien puede representar la cereza del pastel de Pepe Pasteles, será que ahora que hay una buena escuela de música, vuelvan las serenatas dominicales para que el pueblo pueda desaburrirse del enajenante sonsonete de bandas y tubas.

En la ciudad hay numerosas personas que gustan de la música selecta, quienes por lo general, permanecieron ausentes de su querido jardín, el que parece que volverá a ser atendido como en sus mejores tiempos.

Las buenas cosas deben reconocerse y aplaudirse, y son más los jerezanos que están de acuerdo con la medida regulatoria que los centenares de borrachos, algunos que ni siquiera son del pueblo y que solo vienen a darle rienda suelta al vicio del alcoholismo, que en ninguna parte de Zacatecas se habían salido de control en foma tan escandalosa como en este Mágico Pueblo.