×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Exprimen escuelas a padres todo el año
César González
~
09 de Septiembre del 2015 21:40 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / En la secundaria Pedro Vélez, la cuota fue de 400 pesos.
Cortesía / Hay fecha para llevar uniforme.
Cuotas escolares, venta de útiles y de uniformes, aportaciones para internet, rifas, kermeses y otras actividades han impuesto las escuelas a los padres de familia para sacarles dinero, que es manejado por los presidentes de las asociaciones y, en ocasiones, por el personal de las escuelas.
  
Lo que aporta la Secretaría de Educación y las cuotas anuales de los padres nunca parecen ser suficientes, pues siempre se pide más dinero para obras en los planteles, aunque gran parte del gasto termina destinándose para cuestiones operativas, según informes que dan las directivas de padres de familia.

Gabriela Contreras Fraire, presidenta de la asociación de padres en la primaria Eulalia Guzmán Barrón, de Guadalupe, dijo que en tiempo de lluvias se hace mucho lodo al interior del plantel y buscan resolver este problema. También mencionó que hay aulas en mal estado que necesitan arreglarse.

La cuota que se les pide a los padres es de 300 pesos y refirió que al final del ciclo escolar se les entrega un informe de los gastos que se hicieron en el plantel.

Una madre de familia, que pidió omitir su nombre, reconoció que les hacen llegar este informe, pero consideró que aún así no está bien elaborado y comentó que vienen muchos gastos en cuestiones operativas.

Ella y otras madres lamentaron que les pidan más cuotas a lo largo del año y que participen en actividades. Además, a pesar de que el gobierno estatal les entrega uniformes gratis, a los niños se les exige comprar uno obligatoriamente.

También en la dirección del plantel se venden mapas, cuadernos, plumas, sacapuntas y cobran 5 pesos por constancias expedidas. Las madres de los alumnos negaron que la cuota de 300 pesos fuera voluntaria.

En la primaria Club de Leones de Zacatecas, en el turno matutino se cobraron 350 pesos de cuota, que recibió en efectivo el personal de la escuela.

La directora del plantel, Olivia Campos, explicó que necesitan dinero para levantar un muro en el perímetro de la escuela y aseguró que la aportación de la cuota fue aceptada por todos los padres de familia, aunque algunos dijeron lo contrario y esperaban una condonación.

De acuerdo con testimonios de padres de familia,desde hace años se prometen las mismas obras para el plantel, pero no se realizan. La petición de dinero no termina ahí: en cuanto avanza el ciclo se piden aportaciones para maestros de inglés, cómputo y otras actividades.

Abel Luévano, director del mismo plantel en el turno vespertino, en el que se pide una cooperación de 250 pesos, comentó que requieren aportaciones para cuestiones operativas, como el pago de internet. Pese a que el Gobierno del Estado los apoya con una conexión para este servicio, Luévano dijo que esta señal no sirve y tienen que pagar por otro servicio aparte.

En la Secundaria Pedro Vélez se les pidieron 400 pesos a los padres de familia, quienes tenían que entregarlos a la tesorera de la asociación, María Laura Rodríguez Reyna. El director del plantel, Efraín Gutiérrez, dijo que siempre ha estado en contra de estas prácticas, pero argumentó que es una decisión que toman las madres de familia.

En la primaria Pedro Coronel, además de 350 pesos de aportación anual, se van pidiendo cuotas adicionales por salón, sumando a los eventos que se hacen a lo largo del año. Así, las aportaciones por padres de familia rondan ente los mil pesos, dependiendo del grupo en que estén los niños.

El subdirector de la primaria Pedro Coronel, Juan Alberto Espinoza, solo refirió que son acuerdos a los que llegan las directivas de padres de familia.

El personal del plantel parece cuidar muy bien los recursos: hay una impresora con una leyenda que indica que no tiene tinta, pero discretamente algunos docentes hacen uso de ella. Y en el kínder Carmen Villegas hasta llegan a pedirle a los alumnos, dentro de la lista de útiles escolares, llevar tres rollos de papel higiénico.