×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Dan licitación a empresa irregular; deja obra a medias
Redacción
~
13 de Septiembre del 2015 21:31 hrs
×


Compartir



Liga Corta




David Castañeda / Los trabajos tendrían que estar terminados para el 31 de marzo de este 2015, compromiso que no se cumplió. El edificio luce abandonado.
David Castañeda /
La Secretaría de Infraestructura concedió, por asignación directa, la segunda etapa de la construcción del Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses a una empresa irregular, que no tiene registro patronal en el IMSS y que incumplió con el plazo establecido para concluir los trabajos.

Los propietarios de la constructora tampoco aparecen en registros patronales.

La empresa Caltec Construcciones recibió el contrato mediante la Modalidad de Adjudicación Directa por un monto de 4 millones 216 mil 809 pesos. El contrato se firmó el 22 de enero de este año y contemplaba que los trabajos terminarían el 31 de marzo, compromiso que no se cumplió.

Este documento fue firmado por el entonces secretario de Infraestructura, Mario Rodríguez Márquez, y Ana Rosa Reynoso España, representante legal de Caltec Construcciones.

Según el Registro Público de la Propiedad, los propietarios de Caltec Construcciones son Esgar de la Torre Rodríguez y José Alfredo Torres Hernández. La empresa se conformó apenas el 10 de abril del año pasado y nueve meses después obtuvo el contrato.

Al iniciar la empresa, Torres Hernández aportó 99 mil pesos y Torre Rodríguez mil pesos, según documentos consultados por Imagen.

El nombre de Caltec Construcciones no tiene registro patronal, según los archivos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), pese a que en el contrato se menciona que presentó constancia de ir al corriente con los pagos. Tampoco aparecen los dos propietarios de la compañía.

Además, en el contrato también se indica que está al corriente con sus obligaciones fiscales, pero no presenta número de folio. Y tampoco tiene publicidad en la que se ofrezcan sus servicios.

La obra encantada
El 17 de junio de 2012, en un recorrido por la obra negra de lo que será el Instituto Zacatecano de Ciencias Forenses (IZCF), el entonces procurador Arturo Nahle le explicó al gobernador Miguel Alonso que este sería el más moderno del país, con una inversión de 65 millones de pesos y que registraba un avance del 85%.

De acuerdo con un boletín de Gobierno del Estado emitido con esa fecha, en él trabajarían 100 peritos e investigadores adscritos a los Servicios Periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado, con lo que la instancia cobraría independencia.

Se anunció también que se trabajaría con tecnología de punta para resolver todo tipo de crímenes, hacer perfiles de ADN y reconocer drogas.

Se tendrían áreas que actualmente no existen como 60 gavetas de refrigeración en una cámara fría, consultorios, aulas didácticas, un laboratorio de patología, sala de Rayos X y un área de identificación de cuerpos.

Sin embargo, de acuerdo con fuentes consultadas, la mayor parte del equipo ya existe, incluso la sala de Rayos X, que “tiene años que no funciona”, y el laboratorio de química forense, de antidoping, infrarrojo, cromatrógrafo de gases y el microscopio electrónico de barrido.

En 2012 se le informó al gobernador que la obra negra, construida en 3 mil metros cuadrados, ya estaba terminada, que el IZCF iniciaría funciones en breve, en lo que se instalaban equipos y se ponían puertas y ventas.

Tres años después, los deudos pasan un viacrucis para recuperar los cuerpos de sus fallecidos en una danza de la capital a Fresnillo y viceversa, que por problemas de papelería tienen ir y venir, pues en la capital, a falta de refrigeradores los cadáveres solo permanecen dos o tres días si se tiene la seguridad de que serán reclamados de inmediato, si no, los envían enseguida a El Mineral.

Con información de Lucía Dinorah Bañuelos, Heraclio Castillo, Alejandro Wong y César González.