×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reviven al campo zacatecano, productores de girasol
Heraclio Castillo
~
07 de Noviembre del 2015 21:48 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Heraclio Castillo / La iniciativa surgió de la empresa Pepsico en 2009 con el propósito de rescatar este cultivo en el país.
Heraclio Castillo / Las pérdidas en la siembra de frijol motivaron a los productores a cambiar el cultivo.
Heraclio Castillo / En Guadalupe son 200 los productores de girasol.
Heraclio Castillo / La meta para el año 2016 es superar las 10 mil hectáreas sembradas en Zacatecas.
Heraclio Castillo / En la comunidad de los rancheros se abrió un centro de acopio de la semilla.
Heraclio Castillo / Los productores aseguran que este cultivo tiene un futuro prometedor.
Heraclio Castillo / Se obtiene hasta dos toneladas por hectárea sembrada.
La belleza de los campos sembrados con girasol parece una alegoría de Zacatecas como tierra de oportunidades para el campo. Antaño una tierra frijolera, hoy más de 400 productores en el estado le apuestan a este nuevo cultivo que promete un mercado con mejores condiciones que las leguminosas.

Aunque en la década de los 60 México era el primer productor de semilla de girasol en el mundo, incluso con la denominada Fiesta del Girasol realizada en Colonia Hidalgo, en Sombrerete, el cultivo desapareció del país por más de 40 años.

Sin embargo, por iniciativa de la empresa Pepsico, en el 2009 comenzó un proyecto para rescatar este cultivo, con el riesgo que implicaba el desconocimiento de los productores sobre el desarrollo de este grano, pero la problemática respecto a las pérdidas año con año en la siembra de frijol motivaron a los campesinos a entrar al proyecto.

La propuesta inició con apenas 170 hectáreas en Zacatecas, sin asesoría técnica, maquinaria, mano de obra o semilla mejorada y aunque estas carencias hicieron que se perdiera mucha superficie, los productores vieron que el cultivo era rentable, incluso después de la gran sequía del 2010 y el 2011.

Este año ya son más de 8 mil 500 hectáreas, de las cuales 7 mil son de Zacatecas, con cuatro centros de acopio, 30 trilladoras, 36 cabezales, 30 sembradoras de precisión y 10 camiones de volteo, los cuales fueron adquiridos con recursos del Instituto Nacional de Economía Social (Inaes), que ha apoyado a cerca de 60 grupos de productores con alrededor de 60 millones de pesos.

Además, los productores disponen de semilla mejorada que proporcionan la Secretaría del Campo (Secampo) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), con una producción vendida directamente a tres empresas aceiteras sin necesidad de intermediarios: AAK, Sesajal y Aceites Esenciales.

Este esquema ha hecho que en escasos cinco años la siembra de semilla de girasol se incrementara más de mil veces, sin temor a saturar el mercado, pues por cada 10 litros de aceite de girasol que se consumen en México, nueve son importados.

Tan solo la empresa Pepsico requiere de 100 mil litros de aceite de girasol cada año, es decir, una siembra aproximada de 250 mil hectáreas, por lo que se avizora un futuro prometedor para este cultivo en las próximas décadas que redundará también en una diversificación productiva y precios competitivos para la mayoría de los cultivos en el estado.

En Zacatecas existen unos 432 productores dedicados a la siembra de girasol, actividad que ha generado más de 8 mil empleos directos en la entidad.

Un cultivo muy noble
David Esparza Escobedo es uno de los 100 productores de semilla de girasol en Guadalupe. Comenzó hace cuatro años con apenas 20 hectáreas; hoy tiene ya cerca de 200 hectáreas y, como otros campesinos, se siente entusiasmado por los resultados obtenidos.

“Es un cultivo noble que se está acoplando bien y sobre todo por ser un cultivo para el que ya se tiene un contrato de compra con las empresas aceiteras, entonces eso es lo que lo hace interesante. Ojalá y todos los demás cultivos que trabajamos también tuviéramos ese mismo esquema de que sembráramos por contrato”, expresó.

Frente a la dificultad para conseguir mano de obra para el campo, al afirmar que las empresas extranjeras se han llevado el 50% de la mano de obra disponible, asegura que el girasol resulta más fácil y rentable debido a que “el girasol, con un tractor, puedo darle muchas hectáreas y a la hora de cosechar solo se mete la máquina (...) no se mete ya mano de obra”.

Además, indicó que el girasol, al ser una hierba natural que sola florece, “le damos tantito cariño y se viene muy fácil, muy práctico, no implica prácticamente nada de trabajo y nada de inversión”.

Refirió que en promedio se invierten 3 mil pesos por hectárea para temporal y un poco más cuando se trata de riego; la diferencia es que en el primero se obtiene un rendimiento de una tonelada por hectárea y en el segundo pueden ser hasta dos, mientras que por cada tonelada pueden sacar ganancias por hasta 5 mil pesos.

Además de esta ganancia, la Sagarpa otorga estímulos de alrededor de 1 mil 500 pesos por tonelada en el caso de las oleaginosas, como el girasol, la canola, el cártamo y el cacahuate.

Por ello, el productor afirmó que “ya teniendo una buena superficie, ya es rentable porque el girasol no es un cultivo de alto rendimiento (...) por eso le apostamos al girasol y por el tamaño de mercado que tiene, vamos a ir incrementando superficie porque hay una demanda muy grande y podemos sembrar muchísimas hectáreas sin que nos afecte nada la comercialización”.

David Esparza agregó que venderle directamente a las empresas da más confianza a los productores porque “entregas tu cosecha sin problema, te pagan el día que te dijeron que te iban a pagar y por eso le vemos mejores expectativas al girasol”.

Trabajo en grupo
Aunque el productor guadalupense afirmó que todavía falta mayor mecanización, expuso que “con lo que ya tenemos se puede garantizar más, un productor ya tiene dónde lo van a acopiar, quién lo va a trillar, porque también eso era un problema. Ya hay más condiciones. Que nos falta más, sí nos falta más, pero hemos avanzado en estos cinco años considerablemente”.

También explicó que “es imposible que el gobierno le pueda a cada productor proporcionar la maquinaria que él necesita para desarrollar un cultivo, en este caso el girasol”.

Comentó que al trabajar en grupos han tenido mejores resultados e incluso están en proceso de constituirse como organización para una representación estatal a fin de gestionar la maquinaria que falta y trabajar mejor.

“Cada productor que hace bien las cosas con el cultivo de girasol, que sembró bien, que atendió su cultivo, que lo culminó, ese productor al siguiente año quiere el doble de superficie que el que tenía el año anterior, porque lo compara con el frijol, con bajas cosechas, con malos precios, con que no les pagan. Entonces le vemos mucho futuro”, expresó.

Asimismo, David Esparza indicó que con el cultivo de girasol los productores también son conscientes de que proveen al mercado de un aceite sano que contribuirá a reducir los problemas de obesidad en el país, pues el 80% de su contenido se trata de aceites poliinsaturados.

Proyectos a futuro
Julio César González Márquez, técnico asesor de Grupo Agrocime Consultores y quien ha acompañado a los productores durante el proyecto, informó que para el 2016 se pretende superar las 10 mil hectáreas sembradas de semilla de girasol.

Además, indicó que a mediano plazo se espera crear una empresa para darle valor agregado a este cultivo, aunque para ello se requiere una producción constante de 20 mil hectáreas, por lo que el primer paso es consolidar este cultivo.

Agregó que este año, tras los resultados obtenidos, la banca comercial ya abrió líneas de crédito a los más de 400 productores en el estado debido a que confían en que este proyecto crezca y se vuelva más rentable.

El técnico afirmó que los productores que participan en la estrategia se han mostrado entusiasmados para continuar creciendo, pues mientras con el frijol ya se obtenían rendimientos de únicamente 100 kilos por hectárea, en el caso del girasol se puede lograr hasta una tonelada por hectárea o incluso más.

Inauguran centro de acopio
El alcalde de Guadalupe, Roberto Luévano Ruiz, acompañado por autoridades estatales y federales, inauguró el pasado fin de semana un centro de acopio y valor agregado en la comunidad Los Rancheros que beneficiará a los cerca de 100 productores de semilla de girasol en el municipio.

Aseveró que Guadalupe tiene mucho potencial agrícola, por lo que celebró la estrategia de la Secampo y de la Sagarpa para la diversificación productiva.

Expuso que los productores de semilla de girasol han dado muestra de que el trabajo en equipo redunda en mayores resultados para beneficio de sus familias, pues al estar integrados en sociedades de producción rural se les facilita la gestión de apoyos ante instancias federales como el Inaes.

Pedro Méndez, delegado del Inaes en Zacatecas, expresó que en la entidad se ha demostrado que el trabajo comunitario trae mayores beneficios que el trabajo individual de cada productor, por lo que destacó la decisión de los campesinos por arriesgarse a cambiar la siembra de frijol por semilla de girasol, pues ya se ven los buenos resultados.

Además, propuso una reunión interinstitucional con los productores a fin de definir una planeación estratégica para la comercialización del producto y trabajar en una estrategia que permita a los productores mayor competitividad en el mercado.

Los productores de girasol, provenientes de comunidades de Guadalupe, Fresnillo, Sombrerete y Calera, expusieron ante las autoridades varias peticiones, entre ellas proporcionarles más maquinaria de precisión para la siembra, aunque todos coincidieron en solicitar que no se abandone el proyecto para que en cierto momento puedan caminar solos y crecer en un trabajo comunitario.