×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Muere Joven en el cerro por una patada de caballo
Redacción
~
09 de Diciembre del 2015 22:29 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / El cuerpo del joven yacía inerte sobre la cima del cerro.
Archivo / El caballo permaneció amarrado.
Archivo / Llegaron luego de caminar 3 kilómetros.
Archivo / Rescatistas dejaron sus vehículos en la faldas del cerro.
Archivo / Llegaron luego de caminar 3 kilómetros.
Archivo / La leña quedó tirada.
Nadie pensó que la fría mañana de este miércoles en la sierra fuera el escenario donde un jovencito perdiera la vida a consecuencia de la patada de un caballo,  mientras ayudaba a su padre a recoger leña. 

Los hechos ocurrieron minutos después de las 7 de la mañana en la cima de una montaña ubicada entre las comunidades Valdecañas y Saucito del Poleo. 

 Omar Ramos, de 18 años, acudió para apoyar a su padre para recoger leña e iniciaron su camino desde temprana hora. 

El recorrido que padre e hijo hicieron con el caballo es de difícil acceso, pues de las comunidades mencionadas son tres kilómetros de terracería hacia la sierra y el acceso solo puede hacerse caminando.
 
Al llegar, padre e hijo comenzaron a recolectar las ramas, sin embargo, el caballo se puso nervioso y soltó una patada en el pecho de Omar cuando este se acercó a él. 

La leña que ya habían juntado fue aventada y pasó a último término cuando el padre vio lo que ocurría y a gritos pedía que lo ayudaran. 

Lágrimas, llanto, gritos y desesperación del padre por ayudar a su hijo fueron en vano, pues el muchacho no resistió la lesión. 

Con la esperanza de que pudieran hacer algo por su amado hijo, el hombre llamó al Sistema de Emergencias 066, donde reportó a una persona herida arriba de la sierra. 

Socorristas de la empresa minera Saucito del Poleo junto con los de la Red de Emergencias Médicas de Zacatecas (Remeza) se trasladaron al lugar de los hechos para brindarle ayuda al lesionado.

Para llegar al lugar de los hechos, los socorristas tuvieron que librar el difícil acceso que padre e hijo habían hecho minutos antes. 

Los ángeles anónimos hicieron todo lo posible para salvarle la vida a Omar, originario de Saucito del Poleo, pero debido a la lesión que presentaba en el pecho el muchacho no soportó  y falleció en los brazos de su papá, quien pedía a gritos que lo ayudaran y se negaba a creer que el joven hubiera fallecido. 

En el transcurso de la mañana, policías ministeriales, así como el agente del Ministerio Público llegaron. 
Metros antes de donde estaba el cadáver, se podría apreciar un tercio de leña, misma que estaba semi amarrada con una cuerda.

Los habitantes del lugar apoyaron con un burro a los trabajadores de la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE), en el que bajaron los restos de Ramos, para poder trasladarlo al Servicio Médico Forense (Semefo) y hacerle la necropsia de ley.

Mientras se realizaba este movimiento, el caballo que propinó la patada a Omar estaba amarrado en una rama de un huizache.