×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



De mis apuntes
El mural que se perdió
Carlos López Gámez
~
29 de Enero del 2016 20:55 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo / el muralismo expresión cultural del siglo 20.
Archivo / varios episodios de la historia nacional quedaron plasmados.
Hace unos cuantos días, personas venidas de otra entidad para reunirse con familiares, nos preguntaron del Mural Juárez y las Leyes de Reforma. La expresión pictórica de referencia fue plasmada por Mateo Gallegos en el cubo de la antigua escalinata al segundo piso de la Presidencia Municipal en el último tercio de los setentas del anterior siglo.

Lo anterior surgió cuando recorrían espacios internos del edificio citado observando con cierta sorpresa la transformación del inmueble, del que mencionaron, quedó totalmente cambiado. Notaron de inmediato que la cárcel distrital existente en el primer nivel de la presidencia también había desaparecido. Ellos, lo señalaron, tenían más de 30 años que se habían mudado al interior del país.

Cómo es evidente, nuestros visitantes desconocían que el edificio en cuestión fue restaurado en su totalidad a partir de 1986 luego de trasladar a la población de la carcel a las nuevas instalaciones del Cereso.

Al dar respuesta a la amable petición, recurrimos de inmediato a nuestros apuntes que llegaron a nuestra mente, en primer término destacamos la creatividad y decisión del maestro Mateo Gallegos de crear en el cubo de la antigua escalinata un mural que abundara en la Reforma.

El mural titulado “Juárez y las Leyes de Reforma” fue plasmado en una superficie estimada a los 70 metros cuadrados, pintado con polivinilo sobre cartón comprimido y madera. Comprendía varias etapas, una de ellas la que reseña la niñez de Benito Juárez, destacándose imágenes relativas al pastoreo de ovejas hasta su llegada a la escuela, en otra parte como seminarista, concluyendo cuando se recibe como abogado.

Aparecen enseguida imágenes de personas que intervinieron junto con Juárez en la Reforma, entre ellos Don Valentín Gómez Farías y José Luis Mora.

En otros segmentos del mural aparecen imágenes relacionadas con la llamada Guerra de los tres años o Guerra de Reforma y el Plan de Ayutla. Enseguida los rostros del gral. Antonio Villareal, Tomás Moreno y Santos Degollado y otros personajes que lucharon contra el gobierno de Antonio López de Santa Anna.

La intervención norteamericana y francesa es parte de esta expresión pictórica.

Es un espacio sobresaliente, destacando de manera especial la imagen y personal de Benito Juárez enarbolando en la diestra la Bandera de México sobre los cadáveres de Maximiliano y Mejía, sin dejar la representación por medio de banderas de Estados Unidos de Norteamérica y Francia, países con los cuales México en ese tiempo tuvo diferencias que provocaron.

Al narrar con la brevedad posible temática del mural, nuestros visitantes solicitaron de inmediato la información que precisara el lugar a donde se trasladó la obra y, al escuchar la respuesta manifestaron su descontento. El mural en ese tiempo se pretendió reubicarlo en el Ágora, sin embargo la verdad es otra: desapareció por completo.

A la fecha nadie ha podido dar respuesta a la pregunta obligada ¿Dónde quedó mural?
A propósito: Luego de haberse terminado el mural Juárez y las Leyes de Reforma, surgió un nuevo proyecto para la presidencia municipal, crear el mural que hablara de los orígenes de Fresnillo. Se dispuso que el lugar apropiado debiera ser el Salón de Cabildos y en este sitio se hizo realidad. Se le tituló Metamorfosis y hombres ilustres de Fresnillo.

En esta obra, como consecuencia de la restauración del inmueble se desmontó en gran parte y se le llevó para montarlo en un sitio adecuado en el Ágora González Echeverría. Por fortuna aún existe pero ha tenido que enfrentar infinidad de incomprensiones y hasta atentados para sobrevivir. Desgraciadamente a la fecha permanece “encapsulado” y pocas personas han tenido la oportunidad de apreciarlo en toda su magnitud.

El legado del maestro Mateo Gallegos sobrevive de alguna manera o de otra, pero finalmente aún existe. Al respecto, nuestros visitantes nos pidieron que por nuestro conducto se hiciera un llamado de conciencia a las autoridades locales para conservar los murales y se les difunda por los significado que para los frenillenses tiene. Nos dijeron con firmeza: “Es nuestra historia y nadie tiene derecho a despojarnos de ella”.
Nos sumamos a su solicitud y además nos pronunciamos con mayor énfasis para exigir a las llamadas “autoridades” a que asuman la responsabilidad que les corresponda y dejar a un lado todo tipo de actitudes soberbias, arrogantes, altaneras y déspotas cada vez que se le señala como destructores de nuestro patrimonio histórico-cultural.

La breve conversación con nuestros visitantes, fue escuchada y también participaron otras personas más que por el lugar pasaron y nos pidieron que les explicara el significado del mural que se encuentra en la escalinata central del remodelado edificio municipal puesto que desconocían de que se trataba. Se referían al mural Minería antigua y moderna.