×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Cartas desde el exilio
?La humildad como visión política
Juan Francisco del Real Sánchez
~
03 de Febrero del 2016 21:02 hrs
×


Compartir



Liga Corta




La poca o nula participación del ciudadano hacia los asuntos públicos y la política en general es por la falta de resultados en un sistema de gobierno que no reduce la brecha de desigualdad entre los muchos que tienen poco y los pocos que tienen mucho. El llamado descontento con la democracia por la falta de resultados que se vean reflejados en una mejor calidad de vida, y lo peor, ningún escenario visible que ofrezca alternativas a los gobernados. 

En lo local, la falta de sensibilidad personal de algunos políticos, aunado a la ausencia de mejores oportunidades, ha desatado enojo y un importante grado de incertidumbre e incredulidad en los sistemas democráticos, en la capacidad de los gobiernos cercanos a la gente como son los municipios, los servicios básicos de mala calidad que no resuelven las necesidades de la gente y para colmo, funcionarios y políticos prepotentes que procuran la observación en lo personal y no la de la realidad política.

La humildad es y deberá ser la carta bandera de quien aspire ejercer el poder de manera prudente, incluyente y honesta, valor que en los últimos tiempos se ha observado ausente por quienes ejercen el poder; los ciudadanos están inmersos en un dilema de qué pasará con su trabajo, con la universidad de sus hijos, con el transporte público o la seguridad en su colonia, además de la tolerancia que debe asumir frente a un servidor público con una actitud nefasta y altanera, que sólo enaltece momentáneamente a la figura política y degrada el verdadero sentido de democracia y justicia para todos.

Hoy se necesita asumir actitud de trabajo y servir con honestidad, así como la suficiente humildad para no perder vista el verdadero sentir de la gente, sin olvidar que se está ahí por los ciudadanos para buscar generar mejor calidad de vida y una mejor sociedad, creando un espacio abierto de igualdad con un trato digno, en donde se privilegie las necesidades colectivas ¿Usted qué opina?