×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



?La democracia perdida en el PAN
Manuel de Jesus García Lara
~
01 de Marzo del 2016 22:29 hrs
×


Compartir



Liga Corta




El Partido Acción Nacional nació con el objetivo de formar ciudadanos que a través de la acción política encausaran a nuestro país en el camino de un estado ordenado y con un gobierno capaz de privilegiar el bien común.

Así surgía la primera oposición organizada y constituida políticamente hablando del México Posrevolucionario. 

La semilla de la democracia fue alimentada por un puñado de jóvenes universitarios que lideró Manuel Gómez Morín. Su legado rindió frutos, no solo como constructor de instituciones gubernamentales, sino como precursores de la participación cívica y del respeto a la voluntad popular.

A unos días de recordar el natalicio de Gómez Morín, el PAN ha quedado lejos de aquella esencia.

La democracia interna esta en el baúl de los recuerdos. Épicas elecciones se vivían, aun y cuando se podía
presumir que era un asunto exclusivo de la militancia activa. Herencia organizada por más de 60 años. 

En los años recientes, el conflicto interno hizo erupción pública. Señalamientos reiterados del manoseo de las afiliaciones, la compra de votos en los procesos internos y hasta las promesas de trabajo y dádivas empeñadas para la obtención de puestos de elección, cheques en blanco que son la encarnación de la corrupción instituida por la obtención de poder.

De aquella idea del fervor partidista libre y limpio como emuló Carlos Castillo Peraza, solo quedó en esos años pasados que eran motivo de orgullo y que estaban al servicio de México.

El PAN debe reconocerse, poner en claro los errores y deficiencias, como en aquella tercera convención nacional que dirigió su ilustre fundador en 1940.

En Zacatecas, el panismo está obligado a realizar el mismo procedimiento, en lugar de tratar de esconder las voces y vicios de corrupción. 

Poner orden en casa no significa callar o solapar con la excusa de lavar la ropa sucia en casa. El pan es
una institución pública que fue y ha sido sobre todo semilla fértil de democracia. Hay que reencontrar esa semilla y rescatarla de ese agujero oscuro en el que ha caído. 

Dignificar al PAN es dignificar a México y a su democracia.