×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



?Tecnología enferma a mexicanos; nintendinitis, wiiting y whatsappitis, los nuevos males
Excélsior
~
03 de Abril del 2016 14:23 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / El uso excesivo de consolas de videojuego, teléfonos inteligentes, tablets y otros dispositivos provoca lesiones físicas que pueden derivar en cirugías; también se reportan trastornos como adicciones. Foto: Pixabay.
GUADALAJARA.- Especialistas en ortopedia y traumatólogos se han visto obligados a usar nueva terminología para identificar y tratar los padecimientos que observan cada vez con mayor frecuencia en sus pacientes por el uso de la tecnología, van desde nintendoneck —lesión en cuello—, hasta nintendinitis, wiiting y whatsappitis.

Los dispositivos electrónicos se han hecho imprescindibles en el trabajo y en la vida social, la gente los utiliza cada vez más para entretenerse y contrario a lo que podría imaginarse, son más los adultos quienes presentan complicaciones físico-ortopédicas que en ocasiones terminan en cirugía.

Debido a la novedad de estas lesiones, autoridades sanitarias reconocen que no hay registros sobre el número de mexicanos afectados o atendidos.

“Los juegos de video surgieron desde los años 60, han vivido tres o cuatro generaciones con videojuegos, los que están padeciendo más complicaciones son gente que tiene 30 o hasta 50 años.

"Atendí hace poco a una paciente que tenía más de 60 años, ella utilizaba una tablet para jugar Candycrush. Llegó a consulta por dolor en la mano a nivel de la base del pulgar. Le pregunté sus actividades y nunca me habló del juego.

“Su hija fue la que me orientó al revelar que todo el día jugaba Candycrush. Entonces le pedí que sacara su tablet y confirmé que el problema era donde ella reposaba el aparato.

"Ella pasaba entre cinco y seis horas al día jugando”, señaló el investigador de la Universidad de Guadalajara y cirujano especialista en ortopedia de mano, Misael Caballero.

El síndrome del túnel carpiano (o del carpo) es el trauma repetitivo por la utilización en posiciones anómalas de aparatos tecnológicos.

Es muy frecuente y más común entre adultos de 30 a  60 años, especialmente las mujeres.Por la compresión del nervio mediano a nivel de la mano, el paciente sufre entumecimiento, hormigueo, debilidad, o daño muscular en la mano y dedos.

“Otra paciente sufría de parestesia, se le dormía el dedo meñique y el dedo anular en las dos manos. Al momento de revisarla, tenía los datos de compresión a nivel del nervio cubital, que está a nivel del codo.

"Se tiene que revisar hábitos para dormir, laborales, etc. ¿Qué hacía ella? Igual, jugar todo el tiempo con un teléfono celular con los brazos flexionados y tensos —para ver el aparato de cerca—, eso genera que el nervio se comprima. El trauma era repetido por horas y se hizo crónico.”

El experto relató que hace poco más de un mes atendió “a una paciente femenina de 29 años de edad que había visto a tres médicos y seguía con dolores importantes en la musculatura a nivel de la base del pulgar con pérdida de fuerza, con sensación de anestesia.

“Así llevaba cinco meses. Al preguntar sus hábitos resultó que trabaja mucho tiempo en computadora pero para dar los comandos con los teclados tenía que estirar los dedos pulgar y meñique simultáneamente, extendiendo de forma extraña la mano.

"Se hicieron estudios de resonancia magnética y conducción. Fue necesario operar, el músculo estaba muy atrofiado, se había formado un quiste en la palma porque cuando ella jugaba más comprimía la zona de la lesión.

“Tras la operación para extirpar el quiste se liberó el nervio y la paciente está muy bien. Hay condiciones investigadas y corroboradas que pueden sufrirse con la adicción al videojuego entre ellas están la nintendinitis, wiiting, whatsappitis”.

El especialista lamenta que los pacientes acudan a tratarse médicamente cuando llevan más de un año soportando el dolor y después de probar distintos tratamientos caseros.

Las lesiones laborales por accidente, degenerativas y deportivas siguen siendo las más atendidas por los médicos; sin embargo, las complicaciones causadas por adicción a aparatos tecnológicos van ganando terreno. En promedio, sólo una de cada diez personas con síntomas de lesión física acude a tratarse y lo hace de forma tardía.

“Generalmente son lesiones en extremidades superiores: en el cuello, la curvatura en la espalda alta o xifosis, cuando aumenta más de 40 grados —conocida comúnmente como joroba—, lumbalgias porque están mal sentados.

“La población latina acude al médico no cuando tiene el padecimiento de manera aguda, lo hace cuando es grave, porque ya les dio el remedio la abuelita o fueron a la medicina alternativa y no les funcionó.

"¡Hasta un año o más aguantando el dolor! Es un gran reto para el médico porque tiene que interrogar al paciente en cuestiones o hábitos que antes no preguntaba, especialmente cuando la causa del padecimiento no es clara.

Las atenciones médicas, en un 50% son a las personas que tienen accidentes —sobre todo quienes trabajan con las manos— y quienes tienen problemas degenerativos como dolor a causa de artritis por ejemplo. Después están las lesiones deportivas hasta en un 30%. Finalmente, las lesiones raras, con diagnóstico no tan claro pero que está relacionado con la tecnología que se está utilizando.

"No sabemos si la tendencia va a cambiar. Lo que sí sabemos es que está cambiando el paradigma de los juegos de video, ahora van a poner a los niños y jóvenes a moverse en realidad virtual”.

En la industria tecnológica se cuenta con un área de ergonomía que busca prevención de traumas, hay teclados más amplios, pantallas que no irradian tanto calor y luz, los mouse son cada vez más grandes.

Además, por ejemplo, en Asia las empresas obligan a sus empleados a tener al menos diez minutos de ejercicio como parte de la jornada laboral para evitar padecimientos, se han dado cuenta que es más rentable parar el trabajo durante unos minutos que pagar una costosa rehabilitación para sus empleados lesionados. 
Las sanciones para quien se niegue a cumplir con el ejercicio son onerosas. Pero en México no se hace en absoluto “aquí podemos estar cinco horas sin movernos”, añadió Caballero.

En esta era digital se ha incrementado la tecnoadicción, las personas presentan el síndrome de abstinencia cuando olvidan el celular o no hay señal de internet, pero pocos aceptan el problema compulsivo-obsesivo.

Los videojuegos pueden generar adicción, agresividad, problemas de conducta, síndrome del ojo seco —por dejar de parpadear—, migraña y hasta convulsiones por lo que no son recomendables en personas con antecedentes de crisis convulsivas.

Especialistas han documentado el Efecto Tetris, los niños caen en un fenómeno de transferencia del juego. El niño o el adulto se llega a enganchar tanto que puede ver cómo a su lado caen bloques o acomoda las cosas conforme lo ve en su mente todo de acuerdo al juego. Mezcla su realidad con la virtual.

Incluso se ha alertado de personas que han muerto o se han vuelto homicidas a consecuencia de su adicción a los juegos de video, por los juegos de video o por la privación de ellos.