×
×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



La Biblioteca
?Hasta no verte Jesús mío
Valeria Gil
~
18 de Abril del 2016 19:57 hrs
×


Compartir



Liga Corta




Archivo /
Elena Poniatowska inmortaliza a la soldadera Josefina Bórquez, creando a Jesusa Palancares, la protagonista de su obra Hasta no verte Jesús mío.

A través de su libro, de la indignación, del miedo y del coraje, la escritora se convierte en la voz de todo un pueblo mexicano.

Publicada en 1969, la novela arroja una mezcla entre literatura testimonial y ficción con la aparición de personajes revolucionarios.

La historia, llena de componentes históricos, resultado de una significativa entrevista, según palabras de la autora, es narrada por Jesusa y por la misma Princesa Roja con un lenguaje popular, muy real, poético, casi
palpable.

Página a página Poniatowska logra transportar al lector hasta la época revolucionaria y hacerlo comprender cómo eran los días.

Cada experiencia de la soldadera es contada para remover el ímpetu, sobre todo de las mujeres, y una especie de solidaridad femenina se hace notar, tal como en el estilo de la escritora: con tintes de feminismo bien encauzado.

Jesusa es una oaxaqueña revolucionaria de origen humilde, huérfana de madre y última viva de entre cinco hermanos, creyente fiel de la reencarnación, analfabeta, caracterizada por su masculinidad y manera pícara, aguerrida e impávida de enfrentarse a la vida.

Inevitablemente después de perder a su madre, se vuelve caprichuda y con cada mujer que su padre le acerca, cultiva su aversión a ellas.

Pasa del campo a la ciudad y ejerce distintos oficios, inmersa en la pobreza, la lucha, el sacrificio y la religión. Su carácter y conciencia se van forjando por las precariedades que pareciera la abrazan a ella.

Entre las líneas de Hasta no verte Jesús mío se respira el brío de la sociedad mexicana por sobrevivir, más que por vivir.

“Uno tiene muchos ojos dentro del cerebro como un atadijo de estrellas. Por eso hay que cerrar los ojos corporales, macizo, aunque venga la anochecida, aunque sea de día, para poder ver detrás”, dice Jesusa.