Sunday 04 de December de 2016

A falta de ideología

Aquiles González Navarro      31 Jul 2014 20:20:04

A- A A+

Compartir:
De “rateros, brutos e ignorantes” calificó el alcalde de Fresnillo a la dirigente del Partido del Trabajo y al de Movimiento Ciudadano, Geovanna Bañuelos y Saúl Monreal respectivamente. “Dejen de hacer chisme vano, barato, vulgar”, les recomendó. Mientras tanto, los debates de fondo que debieran estarse dando hoy en el Palacio Legislativo de San Lázaro en relación con la entrega de los recursos del petróleo, la prensa nacional comenta: “Los perredistas saben que sus posturas serán derrotadas y, en consecuencia, hablan, eso dicen, para el pueblo. Pero muy pocos preparan sus intervenciones y otros creen que desgañitarse en tribuna mejora sus argumentos” (La Jornada).

“En estos días, Silvano Aureoles (coordinador parlamentario del PRD) no ha hecho ningún discurso memorable contra la reforma energética,” resalta el medio informativo. Amalia García Medina, exgobernadora de Zacatecas, ausente del Palacio Legislativo.

¡Chismoso! ¡Burro! Son gritos entre perredistas, panistas y priístas, mientras el priísta Manuel Añorve grita al perredista Catalino Duarte “¡Yo voy a ser tu gobernador y te voy a dar puesto en mi gabinete!”, a lo que Duarte responde: “Que suba (a tribuna) ese chaparrito que quiere ser gobernador de Guerrero”. Al unísono se escucha a los priístas el grito del mundial de Brasil: “Ehhh ¡puto! y “¡pandillero, ya bájate!”
Mientras tanto, la diputada Martín del Campo por el Partido Acción Nacional, aprovechando que algunas sesiones se prolongan hasta la madrugada, se dedica a vender catres a los sedicentes legisladores. Y, para no andar con rodeos y evitarse cualquier intento de debate, el senador del PRI y presidente de la Comisión de Energía del Senado David Penchyna, advierte:” Nos guste o no, la deuda de Pemex ya es pública”. Así se ha venido dando el “debate” que definirá el rumbo económico del país y el futuro de los mexicanos.

La crónica política y legislativa es una mención necesaria si queremos entender la aprobación, prácticamente sin debate, de modificaciones a la Constitución y a leyes secundarias, de tanta trascendencia que definirán el rumbo del país en su economía, en democracia y en justicia social.

La prioridad de los insultos para descartar el análisis hace evidente el tipo de políticos y sedicentes legisladores que en su gran mayoría deambulan por ambas cámaras medrando con los recursos del erario.

Durante el gobierno de Ricardo Monreal, era cada vez más preocupante el tipo de “políticos” que engrosaban las filas del gobierno y del Partido entonces en el poder en Zacatecas: gente sin oficio político y sobre todo sin convicciones ni ideología política, pero con muchas ganas de ser perredista mientras los vientos electorales soplaran en esa dirección.

Pensé en la necesidad de formación de cuadros políticos, a partir de reclutar universitarios de convicción de izquierda probada, lo que con el tiempo daría lugar a políticos del nivel ideológico que el país requiere, pensando en aquellas generaciones de los años 20 prototipos de cultura, de ideario político, de convicciones: José Vasconcelos, Alejandro Gómez Arias, Adolfo López Mateos. Lo comenté con los líderes del partido y dentro del gabinete.

Con el tiempo nos damos cuenta que la formación política no es precisamente el interés de los dirigentes de los partidos en México y, es que hablar de ideología política conlleva una ética, una convicción y alteza de miras para luchar por lo que se cree. Está implícita una justificación deontológica de sus planteamientos.

La ideología es la manera “de entender la libertad, la justicia social, el equilibrio entre la libertad y la autoridad, la organización y fines del Estado, la función de éste en el proceso económico de la sociedad, los linderos del concepto democrático, la organización y participación popular, los límites y responsabilidad social del derecho de propiedad y otros temas cardinales de la convivencia humana”, nos ilustra Rodrigo Borja Enciclopedia de la Política.

Es claro que políticos con ideología (y menos de izquierda) es lo que no interesa a los partidos. Dejarían de ser franquicia y la política dejaría de ser negocio.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Mi delito... cegarme de coraje
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.60
Venta 21.1
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad