Monday 05 de December de 2016

La ambición de los alcaldes 

Sergio García Castañeda      14 Oct 2013 22:10:05

A- A A+

Compartir:
En un inicio era aplaudible la reforma constitucional en Zacatecas que establecía un máximo de salarios y dietas para los funcionarios y servidores públicos. El problema fue que los únicos cabildos que tenían el privilegio de ganar “dignamente” eran Fresnillo, Guadalupe y Zacatecas.

El pueblo era feliz si los cabildos se hubieran ajustado a lo establecido en el decreto 75 que estipulaba que lo presidentes de la zona (A) en donde se encuentran los anteriores municipios ganaban 920 cuotas de salario mínimo equivalentes a 56 mil 863 pesos mensuales.

La zona (B) en donde se encuentra Jerez, Río Grande y Sombrerete entre otros es en donde existía más polémica ya que los alcaldes percibían 640 cuotas de salario, equivalente a 39 mil 571. Un regidor en la zona (A) disfrutaba de 28 mil pesos y en la (B) 18 mil pesos.

Dado que la derogación parcial del decreto del 6 de abril del 2013 permitió aumentar a 1 mil 334 cuotas en la zona (A), en donde el alcalde deberá ganar 82 mil pesos mensuales y 928 cuotas en la zona (B), en donde el Presidente Municipal deberá percibir 57 mil pesos.

Por tanto, un regidor de Zacatecas deberá de gozar de una dieta de 41 mil pesos y un regidor de Río Grande, estará ganando una remuneración de 28 mil 500 pesos. El alcalde de Cañitas que se encuentra en la zona (C) estaba ganando 370 cuotas equivalentes a 23 mil pesos.

Con la nueva reforma el nuevo presidente de Cañitas deberá de ganar 536 cuotas, lo que significa que percibirá como máximo 33 mil pesos y un regidor alrededor de 16 mil pesos.

Bien, como se puede apreciar el decreto de los salarios máximos, solamente sirvió para satisfacer los intereses y el hambre personal de cada uno de los presidentes y de los regidores. Naturalmente que los topes máximos decretados en el 2010, ponían un dique a dichas ambiciones.

Había ayuntamientos como el de Río Grande en donde formalmente desde el año 2011 se constriñeron al contenido de la disposición del Decreto. Sin embargo “por debajo del agua” y haciendo uso de la potestad discrecional les prorrateaba 10 mil pesos como “gastos de gestión”.

Estos actos jurídicos administrativos arbitrarios y despóticos, indudablemente que favorecen a la clase política y atentan contra el patrimonio de los riograndenses.

Finalmente, el alcalde Constantino Castañeda ha adecuado “los bonos” a rango constitucional. Sin embargo, no ha cumplido lo prometido en campaña la de reducir hasta en un 50% las dietas del cabildo. La ley de salarios fija topes máximos, pero no limita los mínimos.

No existe calidad moral para percibir estas altas dietas, cuando se tiene un pueblo pobre.

*Maestro en Derecho Constitucional
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
El Runrún/Los chicos malos de Chayo 
Judit Guerrero obtiene la victoria en las urnas
Descubren al amante debajo del colchón, es atacado y muere en hospital
El Bronco prepara impuesto para ¡las carnes al carbón!
Partidos gastaron en zumba y menudo
Enríquez se despide de Mineros; Colima, su posible destino
América supera a Necaxa y va a la final ante Tigres
Antipática
El PED me llena de felicidad: Brandon Díaz
Más de 500 runners en la Carrera Atlética 5k y 2k Ahresty
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.57
Venta 21.07
€uro
Compra 22.07
Venta 22.57

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad