Friday 09 de December de 2016

Alianzas de facto como culto a la traición

J. Luis Medina Lizalde      29 Feb 2016 00:27:12

A- A A+

Compartir:
 El panorama político zacatecano se configura para el triunfo del grupo que resulte de las “alianzas de facto”, las alianzas formales  como las conformadas  por el PRI –PVEM- PANAL, por un lado y PRD-PAN  por el otro están encaminadas  a fungir como fachada.

  Las sumas y restas no serán en función de programas o de siglas partidistas, sino de personas que serán Alejandro Tello y David Monreal principalmente, dado el frenón impuesto a Rafael Flores, el otro gran perfilado hasta hace dos meses. 

La aparición en escena de Pedro De León ya se “cebó” debido a que no alcanzó la legitimación que sin duda hubiera logrado si hubiese ganado significativamente la encuesta en la que fue medido con Flores Mendoza y para colmo de males, sus alianzas con los grupos perredistas no le dieron ventaja alguna en el seno del Consejo Electivo del PRD.

La pluralidad acotada que concedió el Régimen al PAN, a cambio de su colaboración para que Salinas de Gortari rindiera protesta como Presidente a pesar del fraude electoral y la reforma de Zedillo años después, dieron origen a cambios que impactaron la cultura política. Zacatecas ingresó a la alternancia partidista en el gobierno en 1998 y la experiencia modificó los usos y costumbres de la clase política toda, perdió aprecio social la identidad partidista y se hizo rutina el abandono de un partido por otro por móviles electorales; al mismo tiempo que cesaron las renuncias y disidencias por razones de principios.  

El Pacto de Salinas con la cúpula del PAN  inició la fase de las “alianzas de facto” que hunde al País en un mar de corrupción.

Privatizando lo público

Prominentes miembros del sector privado, cuyos negocios florecen mediante  nexos con los gobernantes, se adaptaron rápidamente a la nueva situación.

El ciclo de la alternancia en el País generó nuevos ricos asociados a la obra pública principal, pero no únicamente los de casa sortearon con habilidad la ruptura entre Ricardo Monreal y Amalia García y aterrizaron sin contratiempos en el retorno del PRI al gobierno del estado, en el trayecto aprendieron a darle por su lado a todos y entendieron que en tiempos de la pluralidad no es inteligente poner todos los huevos en una misma canasta, acostumbrándose a aportarle recursos a distintas opciones, mientras se disipan las dudas para invertir en el ganador, así nace en Zacatecas  un destacado núcleo de expertos en” las alianzas de facto” con cargo al erario futuro.

Otra zona propicia de “alianzas de facto” es la que se establece entre políticos de menores a regulares que tejen su presencia social mediante dádivas que obtienen de la administración pública, los más encumbrados de esta especie son los diputados, con presupuesto para “gestión” y con vasos comunicantes con el gobierno en turno  que les suministra becas, lentes, despensas, y  patrocina  su” cercanía con la gente”, el día del niño, de la madre, y del estudiante y desde luego” las posaditas”.

Esos “aliados de facto” han hecho del poder legislativo el más despreciado socialmente. Los saltos de partido en partido reciben cada vez más críticas por la falta de legitimación con que ocurren.

En efecto, el degradado espectáculo de individuos a la egoísta caza de oportunidades es para vomitar, aunque hay otro comportamiento infinitamente más disolventes, el de los que estando en un partido apoyan al adversario, se trata de individuos que por ambición o  resentimiento operan ocultamente en contra de sus propios compañeros bajo la lógica de la traición y sin desgastarse cambiando de partido.

Va de alianzas a alianzas 

Hay alianzas de facto legítimas, pero éstas no se construyen a escondidas ni son inspiradas por rencores y ambiciones individuales o grupales, se sustentan en análisis concretos y las deciden los órganos facultados a partir de situaciones especificas, un buen ejemplo de ello lo acaba de brindar el PRD en  Aguascalientes al abstenerse de lanzar candidato en el Distrito dónde el PT  se jugaba su registro, esa es una alianza de facto legítima y alejada de toda sombra de engaño.

Sería una tragedia  que la victoria electoral del próximo gobernante  sea  consecuencia de “las alianzas de facto” subterráneas, que nos  hace rehenes de lo peorcito en política, es hora de deshacernos de los que se las arreglan para no comprometerse con principios y valores a partir de los cuales podamos reclamarles congruencia, las cañerías son el hábitat de las ratas.

Solo mediante la radicalidad democrática La ciudadanía podrá salvar a Zacatecas de la corrupción, mediocridad  y banalidad que son frutos naturales  de gobiernos emanados y sustentados en inconfesables alianzas de facto inmorales por definición. 

Salgamos de la prehistoria. 

Nos encontramos el jueves en El Recreo




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad