Monday 16 de January de 2017

¿Aprendizaje empírico?

Huberto Meléndez Martínez      1 Dec 2015 00:29:09

A- A A+

Compartir:
A Liova, mi hermana, con reconocimiento y gratitud.

“Son igual de socarrones los dos, ¿Por qué no han traído agua para la casa?” Era la expresión de regaño de la hija mayor de la familia. Impaciente encaraba a su hermano y a su primo, mismos que argumentaban falta de tiempo por estar haciendo las tareas escolares de la secundaria.

La verdad era que ninguno había desarrollado la habilidad necesaria para organizar sus tiempos. Su atención aparentemente estaba concentrada en la escuela, pero en la adolescencia aparecen múltiples escenarios que provocan la curiosidad. Las tareas ordinarias, en especial las domésticas, eran eludidas sistemáticamente por estos muchachos. Había otras razones que escapaban a sus capacidades analíticas.

Una de ellas era la escasez de agua potable. Conseguirla reclamaba importantes esfuerzos para todas las familias. La red hidráulica cubría sólo las calles del primer cuadro de la pequeña ciudad. La gente de su barrio hacía largas filas en “el chorro”, un surtidor de agua que la compañía minera tenía colocada en uno de sus muros: una ruda pieza tubular de media pulgada sobresaliendo de una pared de adobe. Sin depósito o base alguna para colocar los recipientes, ni banca o áreas sombreadas en la que pudieran esperar turno.

Por la noche era un chorro vigoroso, cuyo impulso horadaba el suelo generando un estanque. Durante el día se convertía en un delgado hilo cristalino, insuficiente a la demanda ordinaria. El excedente serpenteaba por el suelo, donde los pequeños traviesos hacían diques de piedra, para formar un depósito en el cual se refrescaban cerdos, perros  y otros animales. Las moscas verdosamente brillantes atraían el impulso cazador de los niños. 

Había sospecha generalizada sobre la insalubridad de esa agua que recibían de la mina. Suponían contaminación con químicos y minerales. A falta de fuentes confiables y, como los seres humanos pueden acostumbrarse casi a cualquier circunstancia, sin entrar en mayores detalles la comunidad apreciaba como una gran riqueza, el disponer de esa fuente única y gratuita,

Las familias madrugaban a llenar sus cubos, los transportaban a casa en diversos estilos. Las madres equilibrando una cubeta en su cabeza sosteniéndola con la diestra, pues la siniestra usualmente estaba ocupada tomando la mano a uno de sus pequeños hijos. Los padres y jóvenes varones utilizaban balancines o carretillas. Los más solventes disponían de “botes de cuatro hojas” y, a lomo de burro llevaban agua a las viviendas cobrando por el servicio.

Por la falta del vital líquido y sistemas de drenaje, la población tenía índices de vulnerabilidad sanitaria como los frecuentes problemas gastrointestinales.

Las responsabilidades fincadas por sus padres y asumidas por esta chica de 16 años, atendiendo la parte asistencial de esos dos muchachos y otro hermano pequeño, representaba una carga considerable a su joven espalda. Animada por sus conocimientos básicos de costura y la premura económica, combinaba sus quehaceres con esta ocupación, contribuyendo significativamente en tiempo crucial, a la formación de dos profesionistas de provecho.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Recauda Nungaray apenas 80 mil pesos
Hoy es el día más triste, tal vez tristísimo, del año
Ana María Romo, rectora de la Utzac, triplicó el gasto en combustible 
Llama gobernador Tello a replantear continuidad del Cobaez
Lamenta Gema Mercado que la educación no sea primero; "lo del salario no es una negativa"
Dulce Flores, presidenta de la AEEZ, se defiende de acusaciones
Inauguran cancha de Capital Soccer en Guadalupe
El gobierno no tiene deudas con los profesores del Cobaez: Miranda
Convocan a artistas y creadores a participar en el Festival Cultural Zacatecas 2017
Accidente de avión de carga causa 37 muertos en Kirguistán
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.68
Venta 22.18
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad