Thursday 08 de December de 2016

Bárbaros tiempos

Juan Carlos Ramos León      13 Oct 2013 20:10:06

A- A A+

Compartir:
Hoy siento nostalgia de aquellos tiempos en los que para arreglar sus diferencias dos personas se sentaban en una mesa, ponían sobre la misma por un lado sus exigencias y por el otro, aquellas cosas que estaban dispuestas a sacrificar, y se disponían a negociar.

Imperaban, entonces, el respeto, la empatía y la tolerancia como reglas no escritas de aquellos encuentros en los que siempre se llegaba a un acuerdo con el cual todos salían ganando, pero conscientes de que habría que ceder en uno o varios aspectos.

Cómo han pasado los años.
Ya no se negocia así. La moda es que, al llegar a la mesa de “acuerdos” el primer postulado de cada parte es: “no estoy dispuesto a ceder en lo absoluto”.

Es decir, el lado en el que se ponen las exigencias sigue existiendo, pero no así el de los sacrificios. Y, además, el respeto, la empatía y la tolerancia han sido tomadas como armas para oprimir a la contraparte pues se busca su punto más vulnerable para infringirle dolor con la pretensión de debilitarla; si se conocen sus motivos se alcanza una mayor ventaja sobre ella y si se le cierran todas las puertas se logra llevarla a un rincón hasta que o acepte los términos o los acepte, cualquiera de las dos.

Hoy, el que va a “negociar” se reviste de todo lo anterior y se presenta ante el otro con la cabeza erguida y el pecho inflamado exhibiendo con orgullo el escudo de Superman, convencido de que con su garbo ya logró ganar la primera batalla.

También se ha puesto de moda el uso del garrote para hacerse escuchar; basta prender la TV y ver en los noticieros lo que ocurre todos los días en el DF y en las casetas de cuota de la autopista del Sol.

La barbarie ha sido adoptada como la estrategia de “negociación” favorita de los que dicen representar a los sectores “débiles y desprotegidos” para encubrir su mediocridad, intolerancia e incapacidad para encontrar soluciones radicales a problemas que ellos mismos han provocado y que hoy como siempre, quieren que otros les resuelvan y que aparte los premien con subsidios o huesos para sus dirigentes.

Y, mientras tanto, los problemas de los verdaderamente marginados siguen sin solucionarse al tiempo que en la calles se enfrentan a golpes un policía que lo único que desea es volver a casa a pasar un tiempo con su familia y otro individuo que no sabe ni por qué, pero alguien le dijo que se pusiera ahí y no cediera ni un centímetro de terreno para que “no se violentaran sus legítimos derechos”.

Los otros, los que siempre salen ganando, caiga quien caiga, se encuentran ocupados en las “mesas de negociación” mientras nosotros, ciudadanos de a pie, esperamos pacientemente a que las calles se despejen para continuar con nuestras actividades productivas.












 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Pitbull ataca a 3 niños en Coahuila; arranca piel del brazo de uno
Prevén ambiente muy frío y tormentas en la mayor parte del país
Araña gigante devora un reptil
Rubí desaira invitación para ser actriz; ella quiere cantar
Prepara director de Fonatur respuesta a ataques de Morena
Pandillas de Monterrey se reúnen para firmar acuerdo de paz
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challenge’
Nuño culpa a Gordillo del rezago educativo
Trump tendrá domicilios de dreamers, temen redadas de 'terror'
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad