Saturday 03 de December de 2016
»Tiene cientos de textos y prefiere los que hablan de Zacatecas 

Bernardo Del Hoyo, un amante de los libros

David Vega      11 Nov 2013 21:30:08

A- A A+

Compartir:
  • El libro más antiguo que conserva es Notas a la segunda parte de la historia de la Madre de Dios. (César Chacón) El libro más antiguo que conserva es Notas a la segunda parte de la historia de la Madre de Dios. (César Chacón)
  • En su colección tiene revistas, periódicos y fotografías. (César Chacón) En su colección tiene revistas, periódicos y fotografías. (César Chacón)
  • Hay más de mil libros que traten algún tema de Zacatecas. (César Chacón) Hay más de mil libros que traten algún tema de Zacatecas. (César Chacón)
Imagen de


Entre una inmensa colección de libros, revistas, periódicos, archivos fotográficos, documentos antiguos, restos de meteoritos y fósiles, el historiador Bernardo Del Hoyo Calzada platica sobre su pasión por la lectura, justo en el marco del Día Nacional del Libro.

Ingeniero químico de profesión e historiador por vocación, Bernardo retrocede en el tiempo y cuenta cómo desde su etapa de adolescente inició su gusto por los libros, en especial los que trataran sobre la historia de Zacatecas.

Armando González Quiñones, antiguo director de lo que ahora es la Biblioteca Mauricio Magdaleno, le vendió sus primeros títulos, y así comenzó a formar su vasta colección, además de que muchos han sido regalos de familiares y amigos, entre ellos el gran personaje zacatecano Federico Sescosse, con quien colaboró en diversos proyectos, entre ellos un libro sobre la Catedral de Zacatecas.

Bernardo es sobrino de Eugenio Del Hoyo Cabrera, quien junto con Genero Borrego y Sescosse fundaron la asociación Amigos de Zacatecas, grupo que logró proteger y fomentar la manutención y restauración de monumentos históricos del estado.

Explica que hay más de mil libros que toquen algún tema en relación a Zacatecas, de los cuales ha recopilado una gran cantidad que como él dice “es difícil escoger saber cuál es el mejor o el más preciso en información, pero sin duda todos aportan un granito de conocimiento, y de hecho se pueden hacer otros mil más”.

Los textos más antiguos que posee son parte de su herencia familiar que pudieron rescatar sus tías durante la época de la Revolución, pues la mayor parte fue quemada durante el movimiento, teniendo más saña sobre los que trataran temas históricos, religiosos y extranjeros.

“Quemaron muchos libros; fueron grandes pérdidas, obras únicas que ahora ya no existen y todo porque según mis tías los revolucionarios argumentaban que esos textos ya no servían, que ellos iban a hacer una nueva historia”, cuenta.

Notas a la segunda parte de la historia de la Madre de Dios, escrito por la madre María de Dios, religiosa de la orden de la inmaculada concepción, es el texto más antiguo que conserva y es parte de lo que sus familiares pudieron salvar de la herencia de su tatarabuelo Arcadio Cabrera.

La vida de fray Antonio Margil de Jesús es uno de sus favoritos, ya que fue un regalo de una amiga del municipio de Guadalupe.

Ella recibió ese libro por parte de su padre, quien lo recogiera del camino cuando el general J. Jesús González Ortega le regaló libros al cura Herrera de Tlaltenango.

Muchos libros fueron transportados de esa manera, y cuando iban en las carretas, en el transcurso iban cayendo; la gente que los encontraba simplemente los regalaba a quien pasara junto a ellos.

Ventajas y desventajas de la tecnología
Con la tecnología, Del Hoyo Calzada destaca que ahora es posible conseguir muchos títulos de manera digital, lo que hace más accesible la información, pero también asegura que esto provoca que la gente adquiera menos libros físicamente.

“Los libros tal cual los conocemos están en decadencia, pues ya los puedes encontrar en internet de manera inmediata y muchos sin costo alguno, y pues es obvio predecir que en el futuro así se estarán distribuyendo todos los textos”, comenta.


También cuenta que antes era mucho más complicado conseguir algunos textos, por lo que muchos si no podían conseguir el original mínimo se conformaban con la copia: “lo importante es la idea que contengan los libros”.

Y como ejemplo platica la anécdota que tuvo con Federico Sescosse, quien al no poder ni siquiera sacar copias a los textos en ese entonces, sacó fotografías página por página al libro del siglo 18 Estatua de la paz y le obsequió el compilado de fotos.

“Me lo regaló porque ya había conseguido el original, y pues yo gustoso lo acepte, así nos movemos los historiadores, nos conformamos con tener por lo menos el contenido de los textos antiguos aunque no sea el auténtico”, afirma.

Tributo a la investigación
En el estudio del historiador, ubicado en su domicilio particular, se puede observar el incalculable repertorio que tiene, al igual que revistas de política, historia, literatura y demás, sin contar con un gran archivo de documentación histórica que por la gran cantidad tiene que ocupar otro cuarto y su habitación, donde realiza sus investigaciones.

Fragmentos de piedra asombran a cualquiera que pise por primera vez su residencia, pues no cuentan con que sean fragmentos de meteoritos ya que uno de sus grandes gustos son estos minerales que caen del cielo, tanto así que dedica tiempo en dar conferencias sobre el tema.

Miles de negativos y fotografías antiguas también son parte de su recopilación, algunas son de Zacatecas a principios de siglo.

Como escritor, Del Hoyo Cabral también se ha dado a conocer, sobre todo por libros que tratan sobre monumentos históricos de Zacatecas, entre ellos se encuentran: Nuestra Señora de la Soledad de Jerez, publicado por el Instituto Superior de Cultura Religiosa en 1988.

El Panteón de Dolores de Jerez cuenta que fue encargo del municipio para proteger este camposanto, uno de los más antiguos del país, pues está en pie desde 1809.

Su texto fue fundamental para que se le considerada parte del Pueblo Mágico junto con la comunidad que lo alberga.

Santuario de Plateros y El Convento de San Juan de Dios en el 2004 fueron sus últimos libros publicados, pero aún así sigue colaborando con artículos en distintas revistas como Dos Filos y Corre Conejo.

“Para mí los libros son el conocimiento; es la cultura, el modo de pensar de la gente; es la parte fundamental de cualquier tipo de educación, tanto académica como autodidactica; siempre aporta algo como al que escribe como al que los lee”, destaca el historiador zacatecano.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Carambola brutal; mueren 2 personas
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Le llueven más cargos a Duarte; presentan denuncia por omisiones
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Ganan meseros un promedio de 28 pesos la hora
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad