Tuesday 06 de December de 2016

Beto Díaz, un recuerdo viviente 

Francisco Vargas      1 Mar 2014 20:02:42

A- A A+

Compartir:
  • Roberto Díaz Hornedo vivió de septiembre de 1934 a junio de 2009. (Cortesía) Roberto Díaz Hornedo vivió de septiembre de 1934 a junio de 2009. (Cortesía)
  • La orquesta, en una de sus primeras presentaciones fuera de la entidad zacatecana. (Cortesía) La orquesta, en una de sus primeras presentaciones fuera de la entidad zacatecana. (Cortesía)
  • Un ala del museo del ágora es en honor a la orquesta. (Cortesía) Un ala del museo del ágora es en honor a la orquesta. (Cortesía)
  • Los integrantes de la agrupación e instrumentos de Beto Díaz. (Cortesía) Los integrantes de la agrupación e instrumentos de Beto Díaz. (Cortesía)
Imagen de


A casi cinco años de su muerte, la figura de Beto Díaz Hornedo sigue presente entre los fresnillenses como uno de los artistas con más trayectoria que ha salido de El Mineral.

Varias de sus obras musicales como Palitos chinos, Malagueña, Mujer enamorada, Jerusalén, Chihuahua y Envidias todavía están vigentes en el gusto de la gente.

Con una trayectoria de casi 60 años, La Orquesta de Beto Díaz es una agrupación musical que venció el cambio generacional y superó varios obstáculos hasta llegar a convertirse en una alineación de fama internacional.

Desde muy pequeño, Beto Díaz incursionó en la música. Su primera agrupación fue Conjunto Juvenil, la cual formó con ayuda de sus amigos.

La idea de crear el conjunto nació en una plática entre amigos con el fin de llevarle serenata a la novia o tocar para amigos y amistades.

Con nada más que el deseo de hacer música, Beto Díaz y ocho jovencitos más iniciaron lo que sería el principio de una trayectoria internacional.

Entre sus primeros pininos, Conjunto Juvenil apoyó la candidatura de Lupita, quien se coronó como la primera reina de Fresnillo en 1954.

Los años pasaron y el grupo sufrió varias metamorfosis. Gente iba y venía con el cambio de intereses o la búsqueda de otros aires.

Beto Díaz, convencido de que la música lo llevaría a grandes escenarios, continuó sin bajar la guardia. La alineación se consolidó como orquesta y poco a poco fue obteniendo contratos de presentación.

Fue en esta temporada cuando la agrupación tuvo una de tantas anécdotas para recordar. Pero esta sería detonante de la carrera musical que se les abría frente a ellos.

De último momento, fueron contratados para tocar en el Club Rotario, debido a que los músicos previstos para aquel día no llegaron. Sin pensarlo dos veces, le hablaron a Beto Díaz para que se presentara.

Uno de los momentos más cruciales para la agrupación fue que, tras posicionarse en el territorio zacatecano, salieron a León, Guanajuato, donde tuvieron su prueba de fuego. Los integrantes de Conjunto
Juvenil no sabían qué les depararía, pero entre nervios y emoción pudieron subir al escenario para dar uno de los mejores espectáculos.

El ascenso de Conjunto Juvenil fue inevitable y el juego de niños para llevarle serenata a las novias cambió por completo. 

Los líos para grabar 
Con un par de años de experiencia y trayectoria, Beto Díaz y sus compañeros supieron que ya era hora de producir material discográfico.

Gracias a sus contactos, tuvieron la oportunidad de conocer a Guillermo Acosta, promotor de Discos Musart, quien luego de escuchar a la agrupación les dio la oportunidad de grabar.

Sin embargo, había otro obstáculo más que pasar: el sindicato de músicos, quienes anteponían trabas, justificaciones y cualquier excusa, por mínima que fuera, para no permitirles grabar.

Al final, resultó que lo que querían era una “mordida”; después de eso, Conjunto Juvenil estuvo listo para pasar al siguiente paso.

En aquel disco, de 45 revoluciones por minuto (RPM), solo había espacio para cuatro canciones cuando mucho; hubo que seleccionar mucho cuáles de todos sus temas incluir.

Tras tiempo de grabación, quedó listo el primer disco de La Orquesta Juvenil de Beto Díaz, que salió en diciembre de 1959 con los temas: Chihuahua, Envidias, Palitos chinos y Malagueña.

Pasaron pocos días para que la agrupación recibiera un mensaje que decía: “Ya la hicieron, hay que grabar el primer LP”.

Con la firma del contrato, La Orquesta Juvenil de Beto Díaz cambió su nombre al de Beto Díaz y La Orquesta de la Provincia.

Las giras aumentaron, el éxito llegó y el grupo de jóvenes fresnillenses no se acababa de creer la idea de que ahora estaban en ligas nacionales.

Para 1968, la banda fresnillense iba tan bien que Musart incluso les entregó el Trébol de Oro por ser la banda de provincia que más vendía en la época.

Gira internacional
Para entonces, Beto Díaz y La Orquesta de la Provincia se presentó en casi todos los condados de California, Estados Unidos.

Los músicos viajaron en un camión propio al país vecino, donde recorrieron varios escenarios, compartieron el lugar con otros músicos y, sobre todo, aprendieron de los ritmos en Estados Unidos para fusionar con sus obras.

En el país vecino, la orquesta recibió un premio en Los Ángeles, California, como la orquesta más versátil.

Cosechan triunfos
Pasaron los años y las generaciones, pero la alineación se mantuvo firme y pudo soportar el cambio generacional.

Beto Díaz y La Orquesta de la Provincia obtuvo reconocimientos a nivel nacional y tenía presentaciones a menudo.

Aunque los músicos de la orquesta continuaron cambiando, la música se mantuvo intacta sin importar el paso de los años, los cambios y las transformaciones.

Muere Beto Díaz
En junio de 2009, un lamentable accidente automovilístico le arrebató la vida a Beto Díaz y a cuatro integrantes más de la orquesta.

Eleno Gallegos, Francisco Nava, Salvador Vanegas y José Hernández eran los músicos que murieron junto con Beto Díaz.

La orquesta viajaba con rumbo a Meoqui, Chihuahua, donde tendrían una presentación, cuando el conductor del camión de la agrupación hizo un giro rápido para evitar un tráiler que estaba parado a mitad de la carretera.

Sin embargo, el autobús terminó por estamparse contra el tráiler y en el choque, los cinco músicos perdieron la vida.

La orquesta sigue
Tras la muerte de Beto Díaz, su hijo, que no solo heredó el nombre de su padre, sino también el gusto por la música, tomó las riendas de la orquesta, ahora como director.

Beto Díaz hijo continuó el legado de su padre y, aunque la agrupación musical perdió a quien le dio la vida y personalidad por 58 años, se mantienen constantes y como una de las orquestas más importantes a nivel nacional.

Tanto en el país como en el extranjero, pero sobre todo en Fresnillo, las trompetas, la tuba, el teclado y el acordeón siguen al pie de lucha.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Inician proceso legislativo para destituir al 'Cuau'
Quiso darle una sorpresa a su novio y se mató camino a su boda
Conmociona a Colombia violación y asesinato de niña de siete años
Ciudadanos 
‘Reaparece’ Javier Duarte con publicación en Facebook
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.88
Venta 22.38

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad