Sunday 04 de December de 2016

Brillar en la oscuridad

Huberto Meléndez Martínez      22 Sep 2014 21:30:05

A- A A+

Compartir:
“Al profesor Pedro González Escamilla, por ejemplificar que en la adversidad, es posible trabajar con eficiencia”

Amable lector, espero contar con un poco de su paciencia para realizar una pequeña tarea. Tome usted un pedazo de papel y escriba su nombre completo.

Ahora ponga un poco más de atención y con mayor cuidado, procurando que sus letras estén mejor hechas, vuelva a escribir su nombre.

Por tercera vez repita la acción, pero esta vez le solicito mucho más esmero. Intente mejorar su letra, como si estuviera firmando un documento importante o como si estuviera concluyendo un mensaje para alguien de su familia con quien desea dar un suave toque a su corazón, a través de su escrito.

Ahora compare la calidad de la letra en esos tres renglones. Con seguridad podrá distinguir que es notorio el mejoramiento en la calidad de su letra.

Quien esto escribe pretende convencerle de que toda acción humana es perfectible, todo puede mejorarse en una segunda vez.

Es natural que a las personas les gusten las cosas bien hechas, así como los servicios de buena calidad. En el trato humano ordinario, siempre se espera recibir la mayor calidez de aquellas personas con quienes se relaciona en su familia, en el trabajo, en el círculo de amistades o en la convivencia social.

Hay quienes se lamentan de que en su ambiente familiar, social o laboral existen mínimas oportunidades de crecimiento, que carecen de condiciones básicas para realizar una participación de calidad. Advierten indiferencia de las demás personas y poco reconocimiento a su esfuerzo.

Todo mundo sabe que los agricultores con buena tierra, agua suficiente y maquinaria adecuada son altamente productivos, de no serlo, la lógica parecería estar fallando.

Pero cuando falta alguno de los elementos básicos para ser eficiente, los seres humanos tienen la capacidad de suplir o encontrar solución a partir de su trabajo, de sus convicciones positivas, de su imaginación y creatividad.

Si usted tiene la impresión de que en su espacio de desarrollo hay pocas opciones de crecimiento, intente realizar mejor sus tareas. En tres renglones ya pudo comprobar su capacidad para mejorar, ahora solo tiene que poner en acción sus más nobles propósitos.

Un buen consejo es que empiece por ser puntual en la llegada al cumplimiento de sus responsabilidades y sonría con mayor frecuencia.

Si recuerda este texto y persiste en el intento, el tiempo se encargará de ir colocándole en posición de recibir una lluvia de oportunidades y muchos de quienes le conozcan querrán estar más cerca de usted.

También el tiempo se encargará de enseñarle que en la vida no siempre hay una segunda oportunidad. Por ello es importante hacerlo bien y a la primera. Dijo la madre Teresa, de Calcuta: “Voy a pasar por la vida una sola vez, por eso, cualquier cosa buena que yo pueda hacer o alguna amabilidad que pueda hacerle a algún ser humano, debo hacerla ahora, porque no volveré a pasar por aquí.”

Presidente de la Asociación Nacional de Profesores de Matemáticas




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.60
Venta 21.1
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad