Tuesday 06 de December de 2016

¡Sácanos del hoyo y danos jale!

Aquiles González Navarro      5 Dec 2013 22:00:05

A- A A+

Compartir:
Urge presencia de la Marina Armada de México; sólo ellos pueden combatir esta violencia”, clama Benjamín Medrano Quezada, Presidente Municipal de Fresnillo.

Corría el año 2002 siendo gobernador del Estado Ricardo Monreal Ávila y Procurador General de Justicia el que esto escribe. Marco Antonio Sánchez Pérez se desempeñaba como jefe del Departamento de Prevención del Delito en el municipio de Fresnillo y éste, conjuntamente con el deportista y empresario Mike Alvarado, habían organizado un torneo deportivo entre bandas de niños, adolescentes y jóvenes.

Algo inusitado pero real.
Acudí a los preparativos del evento, sin guardia como era mi costumbre y estando todo listo para dar inicio me comuniqué con el gobernador Monreal para invitarlo a inaugurar el torneo. Dudó cuando le informé que estaría entre más de treinta bandas e inclusive sugirió me alejara ante un posible incidente.

Fui insistente y aceptó la convocatoria: Pero sin guaruras le sugerí.

No había transcurrido más de una hora en que Ricardo Monreal se presentó ante los grupos (sin guaruras como quedamos) quienes, de manera espontánea improvisaron dos mantas de bienvenida: una con la leyenda ¡biva Monreal! (sic) Y otra que sintetizaba la desesperación y la esperanza: ¡sácanos del hoyo y danos jale! luego estas palabras se repitieron cuando varios niños, adolescentes y jóvenes lograron la oportunidad que nunca habían tenido: hablar ante su gobernador para insistirle: sácanos del hoyo y danos jale.

Significativo y emotivo: no pidieron despensas, ni juguetes, ni dinero; si acaso la foto del recuerdo y las reiteradas palabras que calan en la memoria, de quienes sólo pedían rehabilitación ante las adicciones que poco a poco los matan y trabajo ante la carencia de oportunidades para hacer una vida digna y sin violencia.

Perros de tropa, Fantasmas, Picasso, Ducks, Pachucos, Villanos, Piratas de la Zapata, Vatos locos (sic), fueron algunas de las bandas participantes en el torneo “Fresnillo unido por las bandas” y, seguramente por el mismo sentimiento de esperanza.

El programa de prevención del delito en Fresnillo, iniciado durante el gobierno de Monreal, se prolongó hasta el de Amalia García y se suspendió al iniciar el de Miguel Alonso. A la fecha los muchachos siguen esperando la rehabilitación y el jale. Algunos en su desesperación aceptaron el jale que la delincuencia organizada les ofreció. Muchos han muerto.

Hace meses, policías ministeriales me comentaban la infinidad de muertes de niños, adolescentes y jóvenes, a manos de grupos delincuenciales y hasta de fuerzas federales. Jóvenes prácticamente ejecutados en vez de ser llevados ante los tribunales competentes, lo que hace más preocupante el planteamiento del alcalde de Fresnillo, quien invoca a la marina, en vez de a especialistas en medidas de prevención.

Y, es que como dice Edgardo Buscaglia (en Vacíos de Poder en México), las autoridades mexicanas utilizan incompleto el concepto de seguridad pública,” pues el problema no se enfrenta más que con medidas punitivas- más policías, más enfrentamientos con los criminales, más personas detenidas, penas más duras, más sociedad civil lastimada”.

No es muy complicado identificar las raíces de violencia en Fresnillo: pobreza, marginación, desempleo, abandono y adicciones, muchas adicciones mediante el uso y el abuso de las drogas más terribles: los inhalantes. Y, esto lo saben los jóvenes usuarios, están conscientes de ello, por eso piden a gritos que los saquen del hoyo.

Si en lugar de más militares y policías de persecución, el gobierno municipal invierte en varios centros de rehabilitación, en escuelas de artes y oficios, en fuentes de empleo y, por qué no, la Procuraduría en policías investigadores que localicen los centros de venta de inhalantes clandestinos y logren el esclarecimiento de muertes violentas como la ocurrida hace días con dos jovencitas, otro panorama tendríamos, pues la impunidad es el mejor aliciente que tiene la delincuencia.

Los dos millones que el alcalde invirtió en un vehículo blindado, mejor inversión hubieran sido en un centro de rehabilitación para iniciar el proceso preventivo: sacarlos del hoyo.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.49
Venta 20.99
€uro
Compra 22.11
Venta 22.61

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad