Sunday 22 de January de 2017

Candelario, el olvido y Punto Final 

Pablo Torres Corpus      4 Feb 2014 21:00:06

A- A A+

Compartir:
El pasado 2 de febrero se cumplieron 131 del natalicio del jerezano magno, Candelario Huízar García de la Cadena uno de los artífices de la música mexicana de concierto del siglo 20.

Candelario fue hijo de una modesta familia jerezana, pasó sus primeros años como aprendiz de joyero en el centro de Jerez, por curiosidad ingreso como oyente y luego como alumno a la Banda municipal de Jerez, al poco tiempo participaba ya como solista.

La turba social que propició la Revolución hizo que Huízar participara todo tipo de agrupaciones, desde tamborazos típicos hasta bandas marciales.

Esas conexiones con la milicia lo llevaron en 1917 a la Ciudad de México, su primer empleo musical fue estelar: participó en la Banda de Música del Estado Mayor Presidencial; esas credenciales y su talento le abrieron la puerta del Conservatorio Nacional de Música a la poco común edad de 34 años.

En poco tiempo logró participar en las más notables bandas y orquestas de México, lo cuál sería apenas el epígrafe de una solvente carrera musical.

Ya consagrado como intérprete, desde 1922 y hasta 1969 de manera discreta, pero consistente Candelario empezó a publicar sus composiciones.

En total y según el registro familiar, Candelario compuso 373 piezas musicales, de las cuales cinco son sinfonías; pero apenas el 30% de estas piezas ha sido ejecutada en público y sólo el 6% (22 piezas) han sido grabadas.

Esta difusión mínima ha provocado que el talento de Don Candelario Huízar se difumine anual y exponencialmente, en breve a gran obra de Candelario quedará como como leyenda de un gran talento musical.

Desafortunadamente la principal responsable de este olvido y nula difusión es la hija del compositor y heredera de sus obras, su celo y afán lucrativo ha condenado estas obras al olvido pese a recibir en múltiples ocasiones recursos oficiales para su promoción e interpretación.

Don Candelario sufrió de apoplejía y escribió muchas de sus obras con las limitantes físicas que este accidente le impuso, esto hace aún más difícil su correcta apreciación e interpretación, adicionalmente lo que la heredera pretende cobrar por derechos de estas obras las hace inalcanzables para cualquier presupuesto.

A este paso lo único que queda es esperar que los derechos de las obras caduquen y, de ser legibles y conocerse las partituras, apreciar algo más del genio de un jerezano olvidado por el interé$ de su heredera.

Punto Final
Apenas me entero que falleció Don Raúl Muro, padre de mi amigo y compañero Héctor, mi aprecio y solidaridad.

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Hallan una camioneta incendiada y con restos humanos en bolsas 
La nueva casa de El Chapo: penal de mafiosos y terroristas 
Capturan a un hombre en posesión de un arma tras herir a otro 
Acusan de violación al Cabrito Arellano; se trata de su sobrina   
La Sedena denuncia sitio de internet apócrifo 
Anuncia Tello apoyo de $3 millones para cronistas del estado 
Pide PRI resguardo de sus instalaciones por amenazas de Arne
Sorprende extraño fenómeno en cielo de Michoacán 
Derrumban los vientos una barda de ladrillos y cae en un auto   
Vuelca un tráiler cargado con 29 toneladas de veladoras  
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.57
Venta 22.07
€uro
Compra 23.10
Venta 23.6

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad