Wednesday 07 de December de 2016

El carácter subversivo de la imaginación 

Elizabeth Sánchez Garay      16 Jan 2014 21:00:06

A- A A+

Compartir:
Imaginemos esta escena: en una pequeña ciudad alemana, durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de personas se encuentra aterrorizado en el sótano de una casa por el bombardeo del que está siendo objeto el pueblo.

De pronto, una adolescente empieza narrar en voz alta la historia de El hombre invisible, novela de H. G. Wells que ella ha memorizado de tanto leerla, mientras todos escuchan en silencio, en medio del estruendo de las bombas que caen cerca de allí.

Gracias a esta iniciativa de la joven Liesel Meminger, la gente puede sobrellevar el horror, porque ese relato fantástico les permite alejarse mentalmente del aquí y el ahora para adentrarse en el mundo de la imaginación.

Tal escena forma parte de la película Ladrona de libros, protagonizada por Sophie Nélisse, Georffrey Rush y Emily Watson, bajo la dirección de Brian Percival, de próximo estreno en Zacatecas.

Este filme es una adaptación de la novela del mismo nombre escrita por Markus Zusak, cuya trama explora el poder de la escritura para dar forma al caos, al tiempo que subraya la capacidad de la imaginación para encontrar salidas al laberinto existencial, especialmente sinuoso en tiempos de guerra.

Por motivos que desconozco, las extraordinarias posibilidades literarias de crear mundos no existentes son poco exploradas en México, donde predominan los relatos que buscan imitar la realidad. Por ejemplo, hay un boom de narconovelas que repiten los hechos violentos que conocemos diariamente por la prensa.

Precisamente, el libro Delirio y alucinación. Ensayos de literatura y arte, coordinado por Miguel Gabriel Ochoa Santos, y publicado recientemente por Edición Eón, muestra cómo las artes –literarias, cinematográficas, dancísticas o pictóricas- despliegan la libertad del pensamiento cuando no están ancladas a la representación de lo conocido. De allí el carácter subversivo que poseen.

Como señala el coordinador del texto: “Mantenerse anclados en el mar de la objetividad para salvar a las artes de las amenazas políticas y económicas de la modernidad es, quizá, una vía ideológica productiva para un tipo de reflexión en los valles de la utilidad cívica, pero no deja de ser por ello una manera reduccionista de considerar lenguajes y códigos estéticos”.

Los artistas y las obras que son analizados en este libro son de distintas épocas y latitudes: de Irlanda, Flann O’ Brien; de América Latina, Borges, Levrero y Armando Leyva; de Italia, Manganelli y Calvino; de Inglaterra, Ishiguro y Kipling, así como Henry James de Estados Unidos.

Además, se analizan las obras de ballet Giselle y La Bayadére, la película The naked Lunch de Cronenberg y la obra pictórica del francés Odilon Redon.

Tanto el libro como la película son ampliamente recomendables.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Es atropellado mientras viajaba en bicicleta; murió instantáneamente
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Walmart invertirá mil 300 mdd en México, anuncia Peña Nieto
Lanzan su globo; desean un juguete
Se conforma el Consejo Juvenil Municipal Jerez 2016
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.85
Venta 22.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad