Saturday 03 de December de 2016
RSS Minuto x Minuto
 

Hembrismo y Punto Final

Pablo Torres Corpus      23 Sep 2014 22:30:31

A- A A+

Compartir:
La semana pasada recibí algunos artículos y ensayos sobre micromachismos (mM); en ellos se explicaba en concepto y se exponían ejemplos detallados de actitudes, hábitos, acciones y diálogos propios del mM.

Al principio el planteamiento me pareció interesante, pero conforme avanzaba en la lectura me fui percatando que sí bien varias de las actitudes que describían eran actos de machismo o prepotencia hacia las mujeres; los documentos en general eran un tratado de hembrismo o prepotencia hacia los hombres.

Estoy convencido de que el feminismo es uno de los movimientos sociales más importantes de la humanidad, que su causa y principios y son inobjetables; nadie en uso de razón se opone a la igualdad entre hombres y mujeres.

Sin embargo, hay quienes malentienden el feminismo llevándolo a rencorosos extremos que lo desvirtúan y lo convierten en revanchas sociales como el hembrismo.

Aunque el hembrismo no tiene aún una definición consensuada, se entiende como un símil del machismo, pero en lugar de abusar y actuar con prepotencia contra las mujeres, lo hace contra los hombres, con los mismos absurdos y excesos.

Por ejemplo, en uno de los artículos que leí se calificaba como mM cualquier manifestación, preferencia o disposición que el hombre hiciera sobre el tiempo libre sin el aval o compañía de la pareja.

Bajo esta lógica los hombres dejan de ser individuos para convertirse en todo momento o espacio libre en siameses físicos e intelectuales de la pareja.

También consideraba mM el debatir, ahorrar individualmente, tener gustos no avalados o compartidos con la pareja, tener pasatiempos o amistades del sexo opuesto y hasta tener privacidad.

En términos prácticos, todo aquello que implique individualidad, soledad o gustos propios y no tengan el visto bueno de la mujer es machismo.

Y lo peor, justificaba estos irracionales excesos aduciendo la necesidad de amor, compañía, complicidad y protección (si, protección) que las mujeres necesitan; como si la mujer fuera un ser inferior que requiere la compañía constante de un hombre para realizarse, justificarse, protegerse y ser feliz.

El feminismo sigue siendo necesario por la enorme desigualdad que aún existe entre hombres y mujeres, pero en nada le abona a esa anhelada igualdad convertir la causa de las mujeres en revancha contra los hombres.

Es igual de deplorable intentar nulificar a la mujer que al hombre, más allá del género somos humanos.
Para lograr la equidad o igualdad no se requiere un ajuste de cuenta ni una corte inquisitoria

Punto Final
Capaz y confunden cortesía con timidez, protocolo con soberbia y respeto con sumisión.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad