Saturday 10 de December de 2016

Los repartos del debate panista

Sergio García Castañeda      5 May 2014 22:00:09

A- A A+

Compartir:
El debate entre Cordero y Madero dio muchas lecturas, una de ellas consiste en que el PAN es una institución que goza de una gran tradición deliberativa, es una cultura política que permea en todos los órganos del partido, así pues es una tradición democrática que no debe extinguirse.

En lo personal me dio la sensación de que el debate lo ganó Cordero. Tuvo de todo, la erística y la propuesta estuvo a favor de él; Madero estuvo a la defensiva, taimado y con ganas de que no se pusiera al descubierto la insana cercanía, la sumisión y el facilitismo, que ha tenido con Peña Nieto, sobre todo cuando “firma un Pacto por México” sin haberlo consultado al interior del partido.

El PAN debe ser un instrumento de cambio democrático para todos los mexicanos, por lo cual debe discutirse un nuevo proyecto de nación, no debe ser comparsa de proyectos ajenos, no deben manipularse la afiliación al servicio de grupos de interés. Esto lo dijo Cordero en el debate.

Algo que no debe perderse de vista es la desvinculación de la ética con la política, dado que el PAN lo tiene como un haber de su cultura política, la premisa fundamental es la de vincular los actos políticos con la moral subjetiva siendo respetuosos de la moral colectiva del partido.

Los principios como los valores de Acción Nacional son inalienables e imprescriptibles no se transan ni se venden en pactos políticos que han servido para conducir al país al abismo del presidencialismo y del autoritarismo rapaz.

En este sentido, debe reflexionarse a la hora de ser parte de las decisiones del Estado, los gobiernos del PAN deben conducirse bajo el cuidado de no ser parte de la corrupción.

Los dos proyectos de partido que proponen los candidatos a la presidencia del PAN son buenos, la diferencia radica en la propuesta de Cordero que se basa en implementar un cambio con unidad, para restaurar el orgullo y la dignidad de los panistas, para que haya una identidad plena con los valores y los principios democráticos de tal manera que se logre ser un partido competitivo.

Madero sufre un desgaste natural por el ejercicio de ser dirigente nacional y por haberse metido en la lógica de apoyar más a Peña Nieto que a Calderón y a la candidata presidencial. No es bueno para el PAN reciclar los mismos liderazgos que lo han llevado por rumbos diferentes a su ideología.

Cordero representa la genética pura del panismo y la esperanza de la restauración de los valores y principios del partido. El orgullo panista tiene una conducta libre en donde su voluntad la dirige siempre a quien ostenta ese valor supremo que se llama dignidad. Naturalmente que es Cordero.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad