Friday 24 de February de 2017

Mentir en pareja

José María Jiménez      27 Jul 2014 20:40:08

A- A A+

Compartir:
La gravedad de la mentira radica en el hecho de que mina la fe que habíamos mantenido en el otro. Lo expresó muy bien Nietzsche al afirmar: “Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que de ahora en adelante ya no podré creer en ti”.

La presencia de algún pequeño embuste es inevitable en una vida compartida a lo largo de muchos años. A veces puede alguien considerar que una información no va a ser correctamente entendida.

Matrimonios que mantienen relaciones funcionales y satisfactorias se hurtan pequeñas informaciones con respecto a cuestiones como gastos personales, relación con parientes políticos o esporádicos encuentros con la propia familia de origen. Aun dando por bueno el ideal de alcanzar acuerdos también en lo referente a esas parcelas de su vida en común, cuando la experiencia les ha mostrado que tal ideal no es posible, tratan de huir del conflicto evitando aquello que pudiera llevarles al enfrentamiento.

No creo que esto pueda ser considerado como una falta grave contra la verdad. Lo interpreto, más bien, como una forma inteligente de aceptar las limitaciones que son inevitables incluso en los modelos de convivencia más ejemplares.

No faltan ocasiones en que uno es consciente de haber incurrido en un error que despierta en él amargos sentimientos de confusión y autocensura. Pero, sin embargo, considera innecesario revelárselo a la pareja, no con ánimo doloso de mantenerlo al margen de la propia vida, sino con el propósito honesto y la determinación sincera de evitarle sufrimientos o ahorrarle dolores para los que no dispone de analgésico adecuado.

Un principio básico en el que suelen coincidir los terapeutas es en lo inconveniente de abrir heridas cuando no se dispone del bálsamo que pueda contribuir a sanarlas. Importa que las parejas lo sepan y que aprendan a valorar qué es lo que cada uno puede o no puede asimilar.

Algunos sufrimientos innecesarios e inútiles podrán ser evitados. Pues no convendría olvidar que el silencio sobre conductas de las que no nos sentimos nada satisfechos, puede convertirse en un formidable tributo de respeto hacia la persona que amamos.

Naturalmente, siempre que se mantenga el compromiso de aprender de los errores cometidos y el firme propósito de no repetirlos.

La sinceridad, pues, no nos obliga a compartirlo absolutamente todo. Los seres humanos tenemos derecho a preservar algunas parcelas de nuestro mundo íntimo. No parece sensato, desde ningún punto de vista, hacer partícipe al otro de algo que no va a entender, puede ser mal interpretado y, en consecuencia, convertirse en fuente de dolorosos desencuentros. Lo fundamental es mantener en relación a nuestro compañero o compañera una actitud de respeto, de confianza y de lealtad.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Temor latente
La tercera es la vencida
América y Cruz Azul se enfrentan en momentos críticos
Las llaves en la cafetera
Detienen a 6 personas; llevaban droga y un bebé
Robótica, ¿juego de niños?
Encuentran un auto desvalijado y baleado
Djokovic jugará el Abierto Mexicano
Se enredan con deportaciones; EU se contradice sobre uso de militares
Kerber y Wozniacki avanzan a semifinales en Dubai
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.79
Venta 20.29
€uro
Compra 20.91
Venta 21.41

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad