Saturday 25 de February de 2017

Miguel Alonso, la esperanza perdida

Sergio García Castañeda      28 Jul 2014 22:20:04

A- A A+

Compartir:
Los gobernados de Zacatecas le dejamos toda la carga del bienestar al gobernador en turno. Ni el Poder Judicial ni el Legislativo se empoderan de la voluntad del ciudadano, nuestra entidad está condenada a lo que haga y deje de hacer el gobernador.

En estos cuatro años de ejercicio gubernamental, no se ha hecho nada para disminuir los índices de inseguridad ni para generar oportunidades para la economía, para el campo y la educación. La educación se ha centralizado, el campo está prácticamente abandonado, la pobreza extrema se ha agudizado, el legislativo del estado se ha convertido en aplaudidor del Ejecutivo.

La deuda del Gobierno del Estado ha aumentado de manera desproporcionada y sin control, igual la de los municipios. El déficit financiero crece, comprometiendo a los futuros gobiernos, sin la capacidad de poner límites. El gobernador no se inmuta de las observaciones que le hace la Auditoria Superior del Estado. La Comisión de vigilancia del Congreso dictamina con criterios políticos.

El gobierno de Alonso es despótico, manda hacer glorietas para festejar los 100 años de la Revolución Mexicana en las cabeceras municipales, sin respetar la autonomía de cada ayuntamiento y lo peor es que estas obras son malas y generan accidentes viales.

La procuración de justicia no cumple con los principios constitucionales; el procurador de Justicia Arturo Nahle es bueno, pero carece de un método para evaluar el desempeño de los ministerios públicos, el abigeato es un delito común que está muy lejos de ser erradicado.

Miguel Alonso no tiene el liderazgo de sus anteriores ni equipo de asesores que le ayuden a salir de esta crisis política y económica.

Sus funcionarios no actúan con sentido progresista, la industria está descuidada, los programas culturales constituyen la piedra angular de una industria sin chimeneas, pero no es permanente ni constituye el paradigma para un desarrollo sustentable.

Los ayuntamientos están endeudados, si bien es cierto que existe una limitante para los salarios máximos; nadie los respeta ni regidores, ni funcionarios públicos.

En un gobierno presidencialista, el pueblo piensa que todo gira alrededor del gobernador o del alcalde, nadie piensa en el control y en el equilibrio de poderes, todo es despótico y vertical.

Los gobernados de Zacatecas a estas alturas del sexenio empiezan a hacer especulaciones y comparaciones, muchos hablan de la poca gestión del bien común del Ejecutivo estatal, traducido este en obra pública y el endeudamiento inesperado de este gobierno sexenal.

La gente común no evalúa el trabajo del Poder Legislativo y Judicial porque es más abstracto y general, pero sí se fija en el desempeño del Ejecutivo porque es más concreto y particular. De ahí que Alonso tiene mucho que decir y poco que demostrar.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.90
Venta 20.4
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad