Thursday 08 de December de 2016

Modernizar la UAZ 

Miguel G. Ochoa Santos      23 Feb 2014 21:30:09

A- A A+

Compartir:
Los políticos son reticentes a desaparecer del escenario institucional, cuando sienten pasos tejen discursos narrativos en los que se dibujan a sí mismos como héroes infatigables. En sus fábulas son protagonistas necesarios, titanes asombrosos y extraordinarios, victimarios furibundos del mal; proféticos sibilinos que saben leer con precisión el oráculo y que, por tanto, atesoran el don de predecir un destino luminoso.

Pero si analizamos con acritud estas delirantes historietas, podemos descubrir los artilugios que emplean para cubrir las debilidades y ocultar los apetitos voraces suyos. Los más duchos bien se cuidan de no enseñar el cobre, llenando de fulgor el recóndito abismo de sus agrestes almas. Pretenden hacernos creer que son indispensables, que sin ellos nada puede conseguirse dentro del laberinto burocrático que los poderes han diseñado para mantenernos alejados de la cosa pública. Son los gestores grandilocuentes del teatro de la vida.

En la UAZ, los encantadores de serpientes han subyugado a la comunidad académica durante una cantidad suficiente de años, siendo a largo plazo catastróficos los resultados de este embelesamiento colectivo. Estos responsables del caos siguen apelando a la retórica falsaria para apagar el fuego que amenaza con chamuscarlos, incluso haciendo gala de un cinismo cantinflesco que nadie en su sano juicio puede tomarse en serio.

Intentar refundar la mitología del gestor semidios es un malabarismo impertinente, sobre todo cuando es manifiesto que han sido, precisamente, los rudimentarios y ambiciosos administradores del pasado quienes han puesto a la UAZ postrada de hinojos. Ojalá que los académicos asuman, de una vez por todas, el control de la institución. Sería conveniente, para dejar atrás aquellos periodos de vergonzosa vulgaridad, que los liderazgos emergentes se abstuviesen de participar en una lucha de divinidades profesionales. Hoy se requiere de mesura, generosidad, trabajo grupal, integridad, inteligencia y diálogo para dar un rumbo sólido a la institución.

Lo importante es modernizar a la UAZ, sacudirse el dominio partidario e ideológico y, al mismo tiempo, impulsar una educación de calidad que sea una opción rigurosa y creativa, crítica y propositiva. Es crucial eliminar los incentivos que han propiciado la burocratización y el envilecimiento de las relaciones interpersonales.

A la vez, debe concebirse un proyecto sustentable y de excelencia para mostrar a los gobiernos actuales de los diferentes niveles el gran potencial que posee la comunidad universitaria, pasando de un modelo de simulación autonómica a uno de autonomía responsable. Las autoridades deben entender que promover más política en la UAZ tiene consecuencias nefastas para el futuro de la vida académica. De la crisis actual también son responsables los gobiernos que dejaron hacer a los gestores lo que les viniera en gana.

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Prepara director de Fonatur respuesta a ataques de Morena
Sancionan a personal del IMSS que participó en un ‘Mannequin Challengue’
Arrebatan al narcotráfico 150 mil armas; además de drogas y bienes
El eterno viajero
Más de 150 elementos buscan por aire y tierra a delincuentes en Veracruz
Denuncian fraude en universidad de Duarte
Conmemora el Museo de Guadalupe su centenario
Achacan fallo educativo a Calderón y Gordillo
Atacan a policías durante operación 'encubierta' en Nuevo León
Nuño culpa a Gordillo del rezago educativo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.37
Venta 20.87
€uro
Compra 21.63
Venta 22.13

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad