Sunday 11 de December de 2016

Calles con alma

Raúl Muñoz del Cojo      20 Dec 2013 22:00:40

A- A A+

Compartir:
Para los que tuvimos la gran suerte de vivir una infancia callejera, de esas de salir en la bicicleta a todos lados, irnos a pie a las casas de nuestros amigos o salir a jugar la “cascarita” de futbol en los portones de las cocheras como arco, podemos afirmar que las rúas de los pueblos o ciudades cuentan con alma y sabor propio.

Imaginen ¿qué nos podrían decir las avenidas de El Mineral o las de la capital del estado en este futuro centenario de la Revolución Mexicana? Ahora, si nos vamos a nivel nacional o mundial, tendríamos prácticamente historias generadas para toda una vida.

Cuando salimos de viaje, siempre buscamos los atractivos que la ciudad destino nos ofrece, como museos, parques, restaurantes, hoteles y algunas cosas más, pero nunca nos tomamos el tiempo para admirar el encanto gratuito que las vías de tránsito nos brindan.

Por eso hoy dedicaré mi aportación al encanto de cinco calles de la ciudad de Madrid, en la madre patria España. Según Irene, bloguera de viajes y periodista desde 2008, entre más se viaja, van cambiando los gustos por las cosas.

Se empieza con los monumentos, posteriormente con los barrios de los cuales a veces uno se puede decepcionar por la fama que les antecede y se debe terminar con el gusto por las calles, lugares que de seguro dejarán gratos recuerdos del país o ciudad visitada.

Para esta gran periodista, Madrid cuenta con cinco calles que verdaderamente tienen alma y se deben de visitar tanto como los museos o lugares típicos de esta ciudad. La primera es la Calle Mayor, que aunque céntrica y en temporadas como la decembrina y verano es muy concurrida, es una de esas arterias en las que se puede sentar y ver la vida pasar.

En lugares como este se palpa realmente la vida madrileña en su esplendor. La Calle Mayor, el corazón de la ciudad, hay que visitarla y aprovechar para pasar a la plaza con el mismo nombre para poder decir que sí visitamos Madrid.

La segunda calle con alma es Cuchilleros, muy cercana a la anterior; es, sin duda, una de las más bonitas de Madrid. Esta parte empieza en la calle Mayor y termina en la calle Toledo. Lo más bonito de esta rúa es que parte de sus edificios están inclinados y siempre está radiante a plena luz del día.

Además, en ella encontrará el mercado de San Miguel y una cantidad importante de restaurantes para hacer de su comida una experiencia muy grata.

A medio camino, entre los barrios de La Latina y Lavapiés, se encuentra la calle de Embajadores; se caracteriza por ser muy larga y por tener ambiente de pueblo grande. En ella se encuentra el mercado de San Fernando, donde aparte de encontrar lugares para comer, hay una cantidad importante de bares para tomar algo.

Se encuentra también La Tabacalera, un centro social con multitud de talleres, mercadillos y charlas abiertas para todo el mundo. Los domingos hay un sinfín de actividades que harán de su tránsito por la misma una experiencia diferente.

La calle del Espíritu Santo, en Malsaña, puede ser para opinión de varios la que más bares singulares tiene.

Mucha gente local tilda esta arteria como “terreno hipster”, pero para los viajantes, más bien es una calle de encuentro para todos aquellos que disfruten de locales cuidados, una estética moderna y menos tradicional. Además, a la luz del día es aún más bonita porque jamás se le acaba la vida.

La última calle de esta colección se encuentra en la zona de Antón Martín, situada en la parte alta de Lavapiés; es la calle Santa Isabel.

Desde ese lugar se pueden tener vistas formidables de la capital, está a pocos minutos del Museo Reina Sofía. Para varios, esta calle da la sensación de haberse quedado estancada en el tiempo y se palpa lo que era transitar en el siglo anterior.

La enmarcan la Filmoteca y los antiguos cines Doré, donde se pasan muchas películas antiguas. Si usted pasa por allí, le recomiendo acudir a la Musa de Espronceda como bar y La Fugitiva, librería bar, que te invita a tomar café y disfrutar de la lectura como en casa.

Como podrán notar, uno puede sacar lo mejor de todos los lugares que vistamos, siempre y cuando sepamos qué es lo que queremos ver. Por lo pronto le anoto cinco puntos en su lista de pendientes que, aparte de económicos, le resultarán inolvidables en su próxima visita a esta capital ibérica.

Para la próxima vez que viaje a cualquier lugar de nuestro planeta, le recomiendo comenzar con la rutina de ver qué calles de la ciudad que visite cuentan con alma, así nos las recomendará y podremos complementar el gusto por visitar ciudades diferentes a las nuestras.

Para terminar, solo me resta desearle lo mejor en estas navidades. Pásela muy bien en compañía de sus seres queridos y disfrute de esta fecha como si fuera la última. Hasta la próxima.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad