Sunday 11 de December de 2016

Cándido es una clave

Marco Antonio Flores Zavala      18 Nov 2013 21:10:06

A- A A+

Compartir:
Cándido Aguilar, mostrando unos documentos a Carranza. (Cortesía)
Cándido Aguilar, mostrando unos documentos a Carranza. (Cortesía)
Antes que el general Victoriano Huerta tomara la presidencia de la república (febrero de 1913), varias regiones del país estaban insurreccionadas.

La más visible era la del estado de Morelos y el área circunvecina con el Estado de México y Guerrero.

Allí, con Emiliano Zapata como dirigente, se mantenía una guerra contra el gobierno de Francisco I. Madero.

El norte era otra región rebelde. Múltiples grupos armados deambulaban por Chihuahua, Durango, Zacatecas y la zona limítrofe de Coahuila.

El líder visible era el antiguo maderista Pascual Orozco. Las rebeliones peleaban por una reforma agraria.

El gobierno maderista respondió a las rebeliones con el ejército, el formado en el porfirismo; y, con los cuerpos de rurales, integrados con revolucionarios.

Por cierto, el inspector general de los rurales era el zacatecano Miguel Ruelas (hermano de Julio). Para situar el desarrollo de la guerra, definamos el primer trimestre de 1913 como una fase de transición.

Se pasó de enfrentar la rebelión contra el gobierno de Madero a la rebelión de los opuestos a Huerta.

El paso no es una sucesión simple. Un año antes, Huerta enfrentó el orozquismo, y casi lo derrota. Luego, en su ascenso presidencial procuró conseguir la lealtad de los norteños. Y lo logró.

En cambio, los maderistas integrados a los cuerpos rurales desconocieron al militar porfiriano y se convirtieron en sus adversarios. En Zacatecas, para enfrentar el orozquismo, el Gobierno Federal nombró como jefe de las armas al general brigadier Juan de Dios Arizmendi.

Este tamaulipeco estuvo en el cargo entre mayo de 1912 y febrero de 1913. El comandante de los cuerpos rurales fue el general brigadier revolucionario Cándido Aguilar. Él laboró entre marzo de 1912 y enero del siguiente año.

Aguilar era un veracruzano soltero de 1889. Antes de arribar a la vetusta Zacatecas, combatió al zapatismo desafecto a Madero. Lo hizo tanto como Huerta. Y riñó al orozquismo igual que Huerta. Pero en la lealtad, no hay similitud. El muchacho Aguilar, así lo llamaba Madero, tuvo pundonor.

El general Aguilar se unió a la revuelta antihuertista del gobernador coahuilense Venustiano Carranza. Lo hizo en mayo de 1913.

Su primigenia misión fue coordinar la insurrección antihuertista en Durango, Zacatecas y Jalisco, donde ya combatían sus colaboradores de los cuerpos de rurales, los zacatecanos Pánfilo Natera, Pedro Caloca, Trinidad Cervantes y Santos Bañuelos.

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad