Monday 05 de December de 2016

Carmelita Díaz, mujer que dejó huella

J. Luis Medina Lizalde      6 Apr 2014 21:30:05

A- A A+

Compartir:
Carmelita Romero Rubio, esposa del dictador Porfirio Díaz, inició la utilización del hambre con fines políticos, apareciendo como el flanco bondadoso y sensible de un régimen que a sangre y fuego mantuvo un orden social apuntalado por el látigo de los capataces y las bayonetas en beneficio de algunos cientos de hacendados.

La prensa subvencionada de la época publicaba los actos de generosidad entusiastamente secundados por las enjoyadas damas de la élite porfiriana afrancesada hasta la cursilería; la prensa crítica no cesó de denunciar la inmoralidad de la humillación social que implicaba la exhibición de los pobres.

Contradiciendo el más elemental respeto por la dignidad humana, se mantiene en Zacatecas el mismo repugnante hábito de difundir testimonios impresos y audiovisuales de personas en situación de necesidad extrema recibiendo cobijas, despensas, sillas de ruedas, lentes y demás de parte de “dadivosos” gobernantes y funcionarios en un afán obvio de autopromoción.

Al mismo tiempo, le regatean a la ciudadanía información debidamente soportada y contextualizada; acto seguido, se echa andar el “seguimiento periodístico” lleno de alabanzas por tan nobles acciones y junto con el agradecimiento conmovido y conmovedor de los pobres brota espontánea “la admiración” de los “abajo firmantes”.

Tan lamentable enfoque propagandístico alimenta la equivocada percepción de que los pobres “viven del gobierno” porque las migajas que a ellos se les otorga son difundidas ampliamente; en contraste, hoy, al igual que durante el porfiriato, la minoría rica se beneficia con múltiples modalidades de dádivas y subsidios al amparo de la discreción.

Dime de qué presumes y te diré de qué careces
En tan lamentable tradición se inscribe el reciente anuncio del Programa Buen Provecho, concebido para alimentar durante cinco días a la semana a mil personas de abril a septiembre, asumiendo el costo el Gobierno del Estado de septiembre a diciembre.

Puntualicemos que nadie con un mínimo de conocimiento de la situación social y sensibilidad puede oponerse a la atención urgente de seres humanos en situación de dramática existencia, sobre todo si es verdad que los 8 millones proceden de esfuerzos de austeridad; lo inadmisible es el lucro propagandístico.

El gobierno municipal de la capital da un buen paso al destinar una cantidad a atender el hambre de un segmento de los habitantes de la ciudad, que sea oportunidad de estimular el debate democrático sobre la necesidad de una política local a ese respecto, ajena a los manipuleos electorales tempranamente descubiertos en Veracruz en la Sedesol de Rosario Robles.

Preguntas al alimón

¿Por qué adoptar un modelo operativo que parece inspirado en el de Domino’s Pizza, con jóvenes motociclistas repartiendo ¿tres? comidas diariamente durante cinco días?

La parte socialmente comprometida del clero católico, organizaciones no gubernamentales y gobiernos como el de la Ciudad de México disponen de ricas experiencias en la creación y sostenimiento de comedores populares mediante la combinación de esfuerzos entre autoridades y civiles; dichos comedores funcionan basados en reglas específicas y son adecuadamente supervisados para la observancia de reglas de higiene y criterios de nutrición.

Si el gobierno municipal construye un esquema que demande la participación de las grandes firmas comerciales aposentadas en Zacatecas, así como de los comerciantes de la central de abastos, utilizan el trabajo voluntario de los usuarios en condiciones de aportar un servicio en el mantenimiento y limpieza de los locales y demanda la participación de las áreas de las UAZ susceptibles de incluirse en el esfuerzo, seguramente los 8 millones iniciales multiplican sus bienhechores efectos.

La licitación para contratar una empresa privada de Guadalajara que se dijo que se efectuó no aparece plenamente justificada. Según entendimos, el Programa Buen Provecho tiene como destinatarios a individuos con discapacidad y adultos mayores de escasos recursos.

Uno se pregunta si se trata de personas que viven solas o si quienes viven con los destinatarios de “la comida caliente y a domicilio” son los únicos que tienen hambre en esa casa, porque debe ser muy incómodo que durante cinco días uno coma y los demás vean ¿no cree usted?

Otra cuestión inquietante: ¿cómo hacer que los beneficiarios de Buen Provecho desarrollen estómago de “semana inglesa”, dado que el servicio funciona solo cinco días de la semana?

Si a los enfermos de diabetes e hipertensión se les brinda alimentos acordes a su circunstancia cinco de siete días a la semana ¿no se pierde lo ganado si en los dos días no incluidos dichos beneficiarios comen poco, no comen o comen lo que pueden?

El tema de los pobres en la política local es ineludible cuando tenemos a los diputados locales mejor pagados del país, después de Guanajuato, pero no al estilo Carmelita Romero Rubio de Díaz Mori.
Nos encontramos el jueves en El recreo.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Descubren al amante debajo del colchón, es atacado y muere en hospital
Hospitalizan a niña que reveló infidelidad de su madre
El Runrún/Los chicos malos de Chayo 
Judit Guerrero obtiene la victoria en las urnas
Enríquez se despide de Mineros; Colima, su posible destino
El Bronco prepara impuesto para ¡las carnes al carbón!
Rebecca de Alba estuvo embarazada de Ricky Martin
Fuertes vientos azotan viviendas; PC se mantiene alerta
Fotos: Hawai, sí Hawai, se cubre de nieve
Partidos gastaron en zumba y menudo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.56
Venta 21.06
€uro
Compra 22.15
Venta 22.65

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad