Saturday 03 de December de 2016
»Alberga edificios que no pueden ser intervenidos por varios factores 

Centro Histórico capitalino, tesoro que se derrumba 

Melina González      2 Feb 2014 21:30:05

A- A A+

Compartir:


Gracias a la rica arquitectura de los edificios que engalanan sus calles y callejones, el Centro Histórico de Zacatecas recibió en 1993 el nombramiento de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.

Sin embargo, a poco más de 20 años del nombramiento, el Centro Histórico aún tiene muchas historias que contar y otras tantas que todavía guarda entre las paredes de los cerca de 206 inmuebles en deterioro o deshabitados en el primer cuadro.

La bonanza minera durante el virreinato posicionó a Zacatecas como una de las principales ciudades de la Nueva España. La riqueza de sus minas que aún hoy se explota se reflejó en la rica arquitectura que engalanó edificios, templos e iglesias de la ciudad.

Ricos mineros construyeron enormes casonas y Zacatecas pasó de ser un pueblo minero a convertirse en uno de los principales centros coloniales, posicionándose en producción de riquezas solo tras la región minera de Potosí, entonces Perú y ahora Bolivia.

Tras la Revolución Mexicana inició el éxodo de familias, lo que generó que algunas fincas fuesen abandonadas y otras más, expropiadas por el gobierno.

No obstante, en tiempos recientes, el abandono de las fincas se ha incrementado, principalmente por problemas testamentarios han hecho mella en muchas propiedades, situación que se suma a la constante movilidad urbana hacia nuevas colonias y fraccionamientos que ha provocado un despoblamiento del Centro Histórico.

Dichos factores han contribuido a que una gran cantidad de casas y fincas esté en condiciones deplorables, causando afectaciones a la imagen urbana, a los inmuebles aledaños y a los transeúntes, pues muchas están en situación de ruinas, lo que deja una sensación de abandono que contrasta con la otrora reluciente ciudad.

Inmuebles, en deterioro
De acuerdo con el Centro de Documentación de la Junta de Monumentos y Zonas Típicas del Estado de Zacatecas, en el Centro Histórico de la capital hay 206 inmuebles en condiciones de deterioro, entre edificios en mal estado (90), deshabitados (83) y lotes baldíos (33). Dicha cifra representa un 6% del total de inmuebles y predios en el primer cuadro de la capital.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) está en proceso de catalogar e inventariar las fincas abandonadas en la entidad; de una 5 mil 500 fincas detectadas, ya se tienen catalogadas 2 mil 300.

En recorrido realizado por Imagen en coordinación con personal de la junta, se constató el deterioro y abandono que afectan a una gran cantidad de casas ubicadas en el Centro Histórico de la capital.

Intestadas, la mayoría
Enrique Rosales Rodríguez, encargado de la Subdirección de Protección Patrimonial Público, explicó que la mayoría de las fincas en calidad de abandonadas es porque están intestadas, por lo que su situación jurídica no está definida.

Otro de los principales problemas es el cambio de uso de suelo y la movilidad poblacional que se ha dado desde hace varios años. Muchos propietarios se mudan a nuevas colonias, por lo que rentan sus propiedades, las cuales generalmente son utilizadas para establecimientos comerciales, por lo que solo se emplea la planta baja, dejando en abandono y deterioro constante la planta alta.

Además, muchas personas que compran fincas no les dan mantenimiento, por lo que se ahorran el empleo de personal y “justifican” la intervención del inmueble.

“Incluso hay algunas personas que realizan perforaciones en el techo, que generalmente está compuesto por vigas muy viejas de madera, por lo que con las constantes lluvias, como pasó meses atrás, la construcción termina cediendo ante el peso y el techo se viene abajo”, lamentó.

Tal es el caso de una vivienda ubicada en la calle Ignacio Rayón, en la cual el techo está colapsado en su totalidad, al igual que varios muros interiores. Según testimonios de los vecinos, quienes se quejan por la humedad generada, los dueños perforaron el techo a propósito.

Peligro inminente
Enrique Rosales agregó que el cada vez más creciente número de casas abandonadas no solo afecta a la imagen urbana, sino que genera peligros y molestias a los vecinos.

En el callejón de Los Libres, callejón paralelo al Del Cobre, yace una finca cuyo techo está totalmente colapsado y se ha convertido en un basurero: desperdicios de todo tipo yacen en su interior, incluso un desvencijado sillón.


Durante el recorrido, una vecina manifestó su gran malestar ante esa situación, pues aseguró que la casa es fuente de infección y su vivienda con frecuencia se ve invadida por ratas que anidan al interior de la finca. Al respecto, Rosales Rodríguez explicó que la casa está intestada y hasta el momento no se ha definido su situación jurídica.

Sin embargo, no solo situaciones de riesgos sanitarios se generan ante el abandono de casas, el riesgo de derrumbe en cualquier momento es una constante que mantiene a las autoridades en alerta, aseveró el ingeniero.

Un caso ilustrativo lo ofrece una finca ubicada en la avenida Morelos, que albergó por años a la carnicería La Perla y hoy, a causa de un juicio testamentario, está en total abandono.

Su techo ya se vino abajo, al igual que la escalinata central y sus muros, que se están desmoronando, por lo que en varias ocasiones “ha sido necesario que Protección Civil coloque cinta de precaución a su alrededor para evitar que la gente camine por ahí”, refirió el funcionario.

Dicha casa, comentó, “es una de las más emblemáticas del Centro Histórico no solo por su invaluable arquitectura, sino porque forma parte del ideario histórico de la ciudad, al haber albergado una carnicería que se convirtió en toda una tradición”, por lo que lamentó su condición de abandono total.

Edificios, sin intervención
Otro caso de finca al borde del derrumbe está en el callejón de Lancaster, la cual, según precisó el funcionario, representa un riesgo constante, ya que la segunda planta tiene múltiples fisuras que, aunadas a la humedad, proveen nula sostenibilidad.

“Ya le hemos solicitado a la Secretaría de Infraestructura (Sinfra) de Zacatecas que intervenga, así como a Obras Públicas del ayuntamiento capitalino; sin embargo, hasta el momento no se ha realizado ninguna intervención”, precisó Rosales Rodríguez.

Lamentablemente, la Junta de Protección y Conservación de Monumentos y Zonas Típicas del Estado no tiene recursos para realizar acciones correctivas en concreto, por lo que las intervenciones recaen en la Sinfra mediante programas como Techos Seguros, así como en el Departamento de Obras Públicas del ayuntamiento capitalino.

La mayoría de los inmuebles pertenecen a particulares; sin embargo, existen casos excepcionales en los que el abandono se da por parte de una institución, como el edificio que albergara las primeras oficinas del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado, Municipios y Organismos Paraestatales (SUTSEMOP).

Dicho edificio, también ubicado en el callejón de Lancaster, está en completo abandono, situación que ha generado que sea ocupado de manera aleatoria por personas que pudieran representar algún riesgo para los vecinos, ya que se comprobó en su interior la existencia de gran cantidad de botellas de bebidas embriagantes.

En otros casos, el abandono se apodera de la finca al no poder ser “remodelada” al gusto de los dueños, ya que la normatividad no permite divisiones en color ni modificaciones en la tipología exterior, por lo que varias personas optan por no rescatar el inmueble.

Ejemplo de esta situación es un inmueble en la calle Abasolo, en el que la fachada está prácticamente derrumbada, sostenida con vigas y cuya propietaria, a quien se le negó el permiso para modificar el edificio, se presume dejó a su suerte la casa, lo que ha provocado serias afectaciones a las viviendas contiguas.

Pérdida de patrimonio
Ya sea por conflictos legales, por cambio de domicilio, por falta de recursos económicos o por simple desinterés, muchas casas del Centro Histórico están en una situación de abandono que ha generado su colapso y con ello, el derrumbe no solo físico de la propiedad, sino la pérdida de identidad e historia que a través de los años se formó a su alrededor.

Los relatos plasmados en los libros de historia y en los relatos de viajeros que en siglos anteriores realizaron sobre la majestuosidad de la ciudad parecen quedar cada vez más atrás, pese a los esfuerzos y buenas voluntades que realizan día a día dependencias como la Junta de Protección y Conservación de
Monumentos y Zonas Típicas del Estado.

La falta de recursos para financiar e intervenir de manera oportuna el mantenimiento de los inmuebles, así como de leyes que sancionen de manera más eficiente a quienes contribuyan al deterioro del patrimonio, se hace notar en los cientos de techos caídos que en otro tiempo, con elegancia, saludaban a visitantes y habitantes de esta majestuosa ciudad.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Hallan equipo de espionaje en el Congreso de Aguascalientes
Economía incierta para 2017: analistas; efecto Trump
Le llueven más cargos a Duarte; presentan denuncia por omisiones
Muro de Trump traería graves consecuencias para la biodiversidad: PNUMA
Carambola brutal; mueren 2 personas
Salud apuesta a reducir las muertes maternas
Se impulsará expansión del libre comercio: Peña
Ganan meseros un promedio de 28 pesos la hora
Busca Inapam incrementar beneficios para adultos mayores 
Los hermanitos Ramos esperan con fe al Niño Dios
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.58
Venta 21.08
€uro
Compra 21.98
Venta 22.48

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad