Wednesday 07 de December de 2016

Centros históricos, ¿asimilación a la modernidad? 

Francisco Javier Acuña      11 Mar 2014 22:00:07

A- A A+

Compartir:
Acaso estamos equivocados los conservacionistas de los espacios antiguos en los que -todavía- impera el aspecto ancestral (con sus variados estilos) hermanados como en el caso de Zacatecas en patrones de materiales de construcción y de ornamentación que homologan el sitio.

Desde luego, hay ciudades antiguas que han sucumbido a la poderosa experimentación de los contrastes como Londres y hasta París. La belleza de ambas, con sus grandes singularidades recae en esa otra manera de conjugar los arrebatos arquitectónicos de cada época.

Aunque la gente se sienta exaltada o sublimada en París, “la ciudad luz” o impactada en Londres, “la diversa”, nunca podrá compararse la experiencia sensorial que genera Roma.

La capital italiana es la madre de las ciudades europeas y, a pesar de tanto tiempo y los desafíos de la modernidad, conserva en su núcleo lo que maravilla a propios y a extraños (visitantes): las huellas en ruinas de las dimensiones imperiales de la urbe, el acompasado contexto de la sucesión de resabios medievales, barrocos y neoclásicos, que en general expresan sus formas en un dominante color ocre de piedra, mármoles blancos y el resto de palacios y casonas pintadas de bermellón, alegradas por la espesa flora que cubre sus colinas.

Quedan lugares pequeños que se salvaron de la masacre destructiva de la modernidad que por diversas razones han conservado una identidad arquitectónica previa a su declaratoria como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Los conservacionistas quieren colocar los sitios bajo un capelo o al menos que lo que se edifique respete alturas y se haga con los mismos materiales para que no haya contrastes violentos.

Los desarrollistas son más elásticos en todo, les importa menos el rigor, inclusive son partidarios de soluciones de contraste para identificar los signos que el tiempo le imprime a cada etapa de la vida monumental, por ello no solo aceptan, sino que proponen incrustaciones modernistas en los viejos palacios y espacios como la pirámide de cristal en la plaza del Museo de Louvre o Charles Pompidou en París (soluciones francamente polémicas) que no dejan de suscitar el dolor de la interrupción visual de componentes inesperados en un sitio que precisamente tiene valor por la homogeneidad que guarda a pesar del tiempo.

Zacatecas, como ciudad histórica pequeña debe inspirarse en Segovia, Salamanca o Santiago de Compostela, todas ellas en España o en Siena, Italia.

Son tan pocas las ciudades que quedan en el trance de salvarse de la igualación vertical de nuestro tiempo que es un deber respetarlas.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Lanzan su globo; desean un juguete
Senado abre negociación por marihuana medicinal; Cáñamo, el centro de la disputa
Educación 
Refinanciamiento no implica más deuda: Miranda Castro
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.86
Venta 22.36

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad