Monday 23 de January de 2017

Chiquitos y orejones

Juan Carlos Ramos León      7 Sep 2014 21:30:10

A- A A+

Compartir:
Hace poco me vi en la necesidad de acudir a una conocida tienda departamental instalada en Zacatecas, al igual que en las principales ciudades del país, a adquirir un producto que, según me fue indicado por el fabricante, se trata de su único distribuidor en México.

Llegué poco después de las 11 de la mañana y me impresionó ver en todos los departamentos la cantidad de empleados que lo único que tenían que hacer era comentar los detalles del episodio de la novela que vieron la noche anterior.

Me detuve en un par de ocasiones a dar un vistazo a la mercancía ahí exhibida y en ninguna de ellas hubo alguien que se acercara a preguntarme si se me ofrecía algo.

En el departamento al que me dirigí tuve que esperar un poco porque no había nadie. Cuando se presentó el dependiente y le pregunté por el producto en cuestión, hizo un par de muecas -parece que a los zacatecanos nos enseñan en las escuelas que lo primero que se tiene que decir es “no se puede”-, sacó una especie de cuaderno, hizo como que buscaba en una lista y luego me dijo que no, que ese producto ellos no lo vendían.

Yo había tenido la oportunidad de preguntar en una tienda de la misma cadena, pero en otra ciudad y ahí hasta el precio me dieron, pero dado que había que ordenarlo ya que no lo manejan en existencias, decidí esperar a hacerlo en mi propia ciudad. Se lo observé al dependiente y lo único que encontró oportuno argumentar fue que cada tienda se maneja diferente y “en ésta no se puede”.

El que le puso el nombre a nuestro Estado acertó en que éste comenzara con “Z” para así ponernos en el lugar que nos corresponde hasta en el abecedario. Yo en lo personal estoy muy cansado de que a los zacatecanos nos vean chiquitos y orejones en todo el país y que lo único que tengamos para presumir sea el paquete de recursos que le bajamos a Hacienda para nuestro infladísimo presupuesto anual y que haya más zacatecanos en Los Ángeles que en el propio Zacatecas -según dicen, yo no he ido a contarlos-.

Pero eso sí, estamos orgullosísimos de nuestra feria “nacional” -yo la llamaría internacional, porque en lugar de artesanías solo encuentras productos chinos- que solo sirve para que unos cuantos zacatecanos se llenen los bolsillos de billetes y el resto quede en organizaciones, representantes de artistas y comerciantes que se llevan el dinero muy lejos de aquí.

Mientras otros estados se ocupan de adaptarse al desarrollo económico que ellos mismos impulsan el nuestro anda preocupado por ver cómo le hace para pagar sus deudas y resolver sus broncas, las de la UAZ y las de los municipios con el ISSSTE, el IMSS, la CFE y Conagua.

Llego a la conclusión de que nos ven chiquitos y orejones porque así estamos.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Se queda Chicharito sin novia y boda 
Choca de lleno un Caribe contra un autobús  
'Split' supera expectativas y es la cinta más taquillera
Tienen nuevo plazo los comerciantes del Arroyo de la Plata
Le niegan el permiso para salir con amigos y se quita la vida en casa
Firma Trump salida de Acuerdo Transpacífico 
Quieren promover festivales a nivel nacional 
Prepara Hacienda precio máximo para gasolinas en febrero 
Chocan 4 vehículos; hay 2 mujeres lesionadas
Milpillas, el proyecto más importante: González 
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 21.37
Venta 21.87
€uro
Compra 23.02
Venta 23.52

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad