Saturday 25 de February de 2017

Ciencia y cultura

Alvaro Octavio Lara Huerta      26 Feb 2014 21:00:07

A- A A+

Compartir:
Cóncavo y convexo del artista holandés, Maurits Cornelis Escher. (Cortesía)
Cóncavo y convexo del artista holandés, Maurits Cornelis Escher. (Cortesía)
En un mundo donde las ciencias estuvieron varios siglos divididas y sus límites, celosamente vigilados entre ciencias formales, naturales y sociales, la transdisciplinariedad - concepto en boga para el abordaje de los fenómenos- sigue siendo un terreno poco explorado cuando se trata de integrar conceptos tan distintos (y parecidos) como cultura y ciencia.

La rectitud de la ciencia y la flexibilidad del concepto cultura han llevado a una construcción social de que son conceptos aislados, distantes y muchas veces contrarios, lo que ha generado un divorcio en los contenidos, las instituciones, los temas y las políticas públicas.

La relación entre arte y ciencia es muy poderosa, cercana e indisociable desde los procesos de producción, conservación, hasta en las acciones de difusión y animación cultural.

Fomentar la relación entre los conceptos es una tarea impostergable que debe ser cultivada tanto desde el enfoque científico, como del cultural.

Como muestra de ello, la UNESCO ha implementado esta correspondencia mediante la realización de fuertes actividades artísticas en sus programas científicos.

Este 2014 lo ha declarado como el Año Internacional de la Cristalografía, debido a que hace un siglo se descubrió que los rayos X podrían ser utilizados para “ver de otra manera” la estructura de la materia.

Además de los laboratorios, conferencias y eventos académicos especializados que se llevarán a cabo alrededor del mundo, se ha preparado un importante y peculiar calendario de muestras artísticas en distintos museos.

Por nombrar algunos, en Suecia se presenta Crystalli! con una selección de diseño arquitectónico, urbano, industrial, ambiental hasta de moda inspirado en la estructura molecular de los cristales; además, se conjuga con una explicación científica de la materia fascinante.

Otra gran exposición es L´Enigma Escher (El enigma Escher) en El Palacio Magnani en Italia, colección sobre el artista holandés, Maurits Cornelis Escher, donde sus mundos imposibles, pasajes recargados y figuras imaginativamente “simétricas” son la alegoría perfecta para ejemplificar la estructura cristálica.

Mediante 130 obras la curaduría demuestra la precisión lógica-matemática de los grabados del autor y su correspondencia con las moléculas, una manera totalmente artística de entender la ciencia.

Es imprescindible trabajar en este rubro y hacer más cordiales los encuentros culturales con el pensamiento científico.

Al momento de generar acciones en este ámbito nos daremos cuenta de que el arte es verdaderamente más científico de lo que aparenta así como la ciencia es la más pura de las expresiones artísticas.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Apoyan a deportistas de la capital
Localizan fosa con al menos tres cuerpos en Trancoso 
Los mexicanos debemos buscar la unidad: Torres
Capacitan a bibliotecarios en acceso a la información pública
Agarran en pleno centro a una  pareja con droga y armas
Irresponsable, actitud de sindicatos mineros: Fabiola Torres
Cómo y en qué horarios se verá el eclipse de este domingo
Pide Haro a mineros esperar por resolución de la Suprema Corte 
Choca en diferentes ocasiones por conducir a alta velocidad
Parejas se dan el sí al interior del Cerereso
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 19.90
Venta 20.4
€uro
Compra 21.03
Venta 21.53

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad