Tuesday 06 de December de 2016

Compórtese correctamente en el extranjero

Raúl Muñoz del Cojo      4 Apr 2014 22:00:06

A- A A+

Compartir:
Si tiene pensado salir próximamente fuera de México y acude a alguno de los países que le mencionaré, sugiero cuidar su lenguaje corporal para no pasar un mal rato. Primero, le recomiendo hacer un inventario de las señas que usa comúnmente para situaciones diversas en su vida cotidiana.

Piense ¿cómo le llama la atención a sus hijos o personas que le rodean? ¿cómo indica si algo está bien o mal? ¿cómo señala algún objeto? ¿conoce todas las señas subidas de color de nuestro país? ¿sabe qué señas hacen sus hijos? Todos estos modismos a veces aparecen y se ponen de moda por regiones o en ciudades en lo particular, pero si en México hay costumbres diferentes ¿imagínelo a nivel mundial?
Podemos comenzar con un lugar enigmático, místico y de inmensos contrastes: La India, ubicado en Asia del sur; es el séptimo país más extenso y el segundo más poblado del mundo. Su organización territorial está definida por 28 estados y siete territorios de la unión.

Si viaja a este lugar, tome en cuenta que el uso de la mano izquierda no es bien visto, menos para saludar a otra persona, pues para ellos el uso de esta mano se limita a las funciones biológicas o para tocar y levantar objetos del suelo. Tampoco es recomendable usarla para comer, hacer regalos o entregar dinero. ¿Cómo ve? Buena tunda nos dieron a los zurdos.

Queda también prohibida la exhibición de afecto durante su estancia en este país; si usted se pone romántico y se besa con su pareja, su comportamiento resultará muy ofensivo. Le sugiero reservarse para su hotel en cualquiera de estas circunstancias. Además, si lo invitan a pasar a una casa, deberá quitarse los zapatos y si toca algo con los pies, deberá pedir perdón rápidamente debido a que los mismos son parte interior del cuerpo.

Los chinos también tienen sus detalles. Poseedores del país más habitado del mundo, con más de 1 mil 300 millones de habitantes y una superficie de 9.6 millones de kilómetros cuadrados, es una de las economías más pujantes a nivel mundial. Esta civilización milenaria tiene arraigadas costumbres que, si no las tomamos en cuenta, en un viaje podremos quedar mal o hacer sentir de la misma forma a nuestros anfitriones.

Le sugiero no enfadarse en público. Las demostraciones públicas de ira son mal vistas por los chinos y les resulta todavía más desagradable e incómodo si quienes se enfadan son los extranjeros. Si llega a pasarle algo así, cuente hasta 10 y respirar profundo.

Otro punto curioso y muy diferente a las casas de amigos, la propia o la de la abuela, de tener que comerse todo, cambia radicalmente en este país. Si usted no deja comida en su plato en algún evento o con una familia de allá, hará sentir al anfitrión como que no le puso comida suficiente y nada dejará más satisfechos a sus anfitriones que un eructo final.

En Rusia hay varios códigos que no deberán romperse bajo ninguna circunstancia. Por ejemplo, ir por la calle y sonreír a los desconocidos puede verse muy mal, debido a que en esta región se considera algo muy íntimo y se podrá malinterpretar como que usted quiere coquetear con esa persona.

A diferencia de los chinos, aquí eructar en público está muy mal visto, por lo que debe tener precaución de ni siquiera intentarlo. La costumbre de entrar con calzado a algunos lugares y casas particulares también está vigente en este meridiano.

Otro tema de buenas costumbres es no pasar el dinero de una mano a otra. Por lo general para pagar en las tiendas hay una pequeña caja que servirá para que deposite tu dinero e igual se dará el cambio. Hacerlo de mano en mano es mal augurio para ellos.

Si considera que con los italianos hay muchas similitudes, hay tres cosas que tal vez a nosotros no nos importen, pero a ellos los podría matar de un coraje o le negarían el acceso. Por ejemplo, para entrar a las iglesias deberá ir cubierto de hombros y piernas. Si turistea en épocas de verano, le sugiero llevar un chal para tapar sus hombros y a los hombres, no ponerse pantalones cortos o, en el caso de las mujeres, usar faldas largas.

Otro punto interesante es el uso del queso parmesano en la pasta de mariscos. El mandamiento culinario es que queso y mariscos no pueden ir de la mano. Mezclarlos es un pecado, por ello sugiero que si se desea queso, pida mejor otro plato. Otra ofensa sería cortar los espaguetis, para eso tiene usted la cuchara y el tenedor. Si tiene problemas en esto, es muy recomendable pedir una pasta corta.

En otras regiones del mundo, señalar con el dedo índice no es correcto; el dedo pulgar hacia arriba como muestra de aceptación es mal de ojo; tocar la cabeza de alguien se muestra como un insulto; abrir regalos al momento de recibirlos es de pésimo gusto y estornudar en público es casi un pecado.

Por eso informarse y tener en cuenta estas normas de urbanidad en su siguiente viaje pueden marcar la diferencia de su estancia. Hasta la próxima.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.49
Venta 20.99
€uro
Compra 22.11
Venta 22.61

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad