Wednesday 22 de February de 2017

La ira del padre Aguanaval

Sergio García Castañeda      23 Sep 2013 22:10:07

A- A A+

Compartir:
Los huracanes Ingrid y Emanuel se colapsaron para provocar inundaciones el pasado 16 de septiembre de 2013 en más de la mitad del territorio nacional. Esta fue la causa que motivó que el “padre Aguanaval” desatara su furia sobre la ciudad de Río Grande, Zacatecas.

El mito de la “ciudad de las tres mentiras” quedó derogado para siempre. Las inundaciones anteriores eran provocadas por los temporales. Ahora con el calentamiento global son más frecuentes este tipo de fenómenos meteorológicos. Lo cual las inundaciones serán más habituales.

Don Alonso de Lois y su esposa doña Leonor fundadores de Río Grande, establecieron su residencia en este lugar por el agradable clima y los paisajes extraordinarios del Aguanaval.

Este río de 481 kilómetros de longitud y de 32,138 Km2 de cuenca nace en la sierra de Abrego de Fresnillo, el río Florido y el río de Saín Alto se junta en la “fracción” de este último municipio donde forman un delta y desembocan en la Presa el Cazadero.

Esta presa suministra el agua del Aguanaval al mismo tiempo que numerosos manantiales arroyos grandes como el de cruces, el del Sauz, etcétera; contribuyen para provocar que las aguas mansas se conviertan en aguas broncas y caudalosas, brindando un gran espectáculo natural.

Que la ciudad de Río Grande, se ha metido en los cauces del río, es el comentario común.

La verdad es que los asentamientos humanos no fueron diseñados para enfrentar a este tipo de fenómenos naturales. Es obsoleto aplicar políticas correctivas sobre las devastaciones, cuando no se tuvo la capacidad de ordenar políticas preventivas por parte de las autoridades.

No podemos reprocharle nada a Miguel Alonso ni a Constantino Castañeda alcalde del municipio, cuando fue la gobernadora Amalia García y el Cabildo de Pedro Martínez quienes autorizaron el uso del suelo para que se instalaran sobre el Aguanaval Aurrera y Soriana.

Los ríos son bienes de dominio público de la nación por tanto le corresponden a la federación su administración, no hay explicación que valga para que se haya permitido la construcción de un puente vado, un estacionamiento público y dos muros de protección.

Estas obras se permitieron en el cabildo de Mario Alberto Ramírez y en los tres primeros años de Miguel Alonso, aunado a la construcción del puente Zaragoza de baja altura que fungió como un dique, quien autorizó su construcción fue el ex edil Genaro Hernández Olguín.

Aun lado de esta construcción se hizo una ruptura para que tuviese un desfogue el río. Si no se hubiere tomado esta determinación toda la ciudad de Río Grande se hubiera inundado.

Es claro que no se puede combatir la ira de la naturaleza, pero el gobernante en turno deberá de tener la capacidad de prevenir estas embestidas evitando construir obras ignominiosas.

*Maestro en Derecho Constitucional
Sergio16garcia@hotmail.com

 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
En discusión, aumento de 3 pesos al pasaje de transporte público 
El español no es una lengua “extranjera”
Hallan un auto abandonado
Derrapan dos vehículos y queda una persona herida
Camión de la ruta 12 atropella a un anciano
Apoyan regidora y diputado federal con lentes
Comerciantes quieren instalar el tianguis de Cuaresma
Anuncian encuentro regional 
Organiza Peñasquito primer Pabellón de Inversión Social
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra
Venta 0.5
€uro
Compra 21.05
Venta 21.55

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad