Tuesday 21 de February de 2017

Abismo salarial 

Elizabeth Sánchez Garay      27 Mar 2014 21:00:06

A- A A+

Compartir:
Un estudio realizado el año pasado por la empresa Hay Group muestra que México es uno de los países con mayor desigualdad salarial. De acuerdo al análisis, un ejecutivo de empresa privada gana 11.3 veces más que un empleado recién contratado por la misma compañía.

Esta diferencia está por encima de la que existe en Argentina (6.3) o Brasil (10). A nivel mundial, la brecha es de 8.4 veces, mientras que en Estados Unidos y Canadá, es de 3 veces en promedio.

En el ámbito público las cosas no son diferentes. Hace dos años, mientras el Rey Juan Carlos de España ganaba el equivalente de 442 mil pesos al mes, los sueldos de los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ascendían a 491 mil pesos, cifra que aumentó para este año a 528 mil mensuales.

Actualmente, incluyendo prestaciones, un consejero del IFE recibe cada mes casi 253 mil pesos; el titular de la CNDH, 201 mil; un senador, 182 mil, y un diputado, 180 mil.

En cambio, 6.7 millones de mexicanos perciben un salario mínimo; 11.8 millones reciben entre uno y dos salarios mínimos, y 10 millones perciben más de dos y hasta 3 salarios mínimos. Es decir, 28.5 millones de personas ganan menos de 5 mil pesos mensuales.

Si sumamos la última cifra con el número de personas desempleadas, tenemos que casi el 60 por ciento de la población económicamente (52 millones) tiene ingresos muy bajos o simplemente no lo tiene.

Este modelo parece reproducirse en otras instancias. Según académicos y dirigentes sindicales de la UAZ, la diferencia salarial se ha profundizado en la institución, debido a que funcionarios y directores perciben ingresos muy superiores al profesorado. Tal situación es relativamente nueva.

Todavía en la época de Rogelio Cárdenas como rector, los directores percibían un sobresueldo de 5 mil pesos mensuales, pero debían renunciar a los programas de apoyo como el de Estímulos a la Productividad, lo que mermaba el ingreso de quienes tenían alta producción académica.

A partir de la siguiente administración, el incremento salarial de los funcionarios tuvo como objetivo asegurar el pacto de obediencia a la autoridad. Con el Consejo Universitario controlado, los rectores podían hacer y deshacer a conveniencia.

Tanto en el ámbito nacional como en el ámbito universitario, la pregunta que queda en el aire es por qué esta disparidad de ingresos, cuando los resultados de los funcionarios públicos han mostrado ser desastrosos.

Por desgracia, México es un país de inequidades ofensivas.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.40
Venta 20.9
€uro
Compra
Venta 0.5

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad