Tuesday 06 de December de 2016
»Habitantes de Pinos denuncian amiguismos políticos y duplicidad de apoyos 

Cruzada contra el hambre, condicionada e injusta

Selene Lamas      2 Mar 2014 22:10:03

A- A A+

Compartir:
  • En varias comunidades hubo una queja constante: los apoyos se repartieron de forma inequitativa. (César Chacón) En varias comunidades hubo una queja constante: los apoyos se repartieron de forma inequitativa. (César Chacón)
  • En muchas viviendas las familias todavía cocinan en un fogón de leña. (César Chacón) En muchas viviendas las familias todavía cocinan en un fogón de leña. (César Chacón)
  • Entregaron algunos baños ecológicos. (César Chacón) Entregaron algunos baños ecológicos. (César Chacón)
  • Son muchas las familias que viven en condiciones precarias. (César Chacón) Son muchas las familias que viven en condiciones precarias. (César Chacón)
  • Entre los apoyos, también se incluían techos y enjarres, además de piso firme. (César Chacón) Entre los apoyos, también se incluían techos y enjarres, además de piso firme. (César Chacón)
Imagen de


La Cruzada Nacional Contra el Hambre en el municipio de Pinos está marcada por la parcialidad, la injusticia, el condicionamiento, la duplicidad de apoyos y los amiguismos políticos, aseguran habitantes de varias localidades.

En comunidades como Espíritu Santo, La Pendencia y El Chino, Imagen constató la situación precaria de algunas viviendas donde se comprometieron apoyos que nunca llegaron o que se negaron por cuestiones como no querer ingresar al programa de Educación para Adultos.

Sin embargo, en comunidades como Santa Gertrudis, Estación Tolosa y El Llano, la distribución de apoyos se hizo prácticamente a la totalidad de las familias, “se ocuparan o no se ocuparan”, como manifestó una de las beneficiarias de Tolosa que solicitó el anonimato.

Relata que fue apoyada con enjarre, aun cuando su vivienda es de block y no de adobe, como marca el esquema que es prioritaria su atención.

En la localidad de Espíritu Santo, los habitantes entrevistados también denunciaron que salieron en la lista de beneficiarios, pero a la hora de la entrega el comité de la comunidad le otorgó los apoyos a quien quiso, en particular a simpatizantes del partido en el gobierno municipal.

La cruzada, sin cruzar
La Cruzada Nacional Contra el Hambre arrancó en enero de 2013; es articulada principalmente por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) del Gobierno Federal, aunque otras 18 dependencias federales operan programas con el sello de la cruzada, además de diferentes dependencias del gobierno estatal y de municipios.

Tiene como principales objetivos mejorar la alimentación en la población en pobreza extrema, eliminar la desnutrición, aumentar el ingreso de los campesinos y promover la participación comunitaria.

Como ya publicó Imagen, no existe un listado único de beneficiarios, de manera que cada dependencia tiene el suyo sin que se haga un cruce de datos interinstitucional.

De acuerdo con el padrón de beneficiarios únicamente de la Sedesol federal al que este medio tuvo acceso, en Pinos existen 10 mil 110 beneficiarios y según esta lista en Santa Gertrudis, de los 695 habitantes, esta dependencia apoyó a 217, lo que representa el 31%, margen que se amplía si se considera que las familias de estos destinatarios también fueron indirectamente beneficiados.

En cambio, en el mismo padrón, sin contar los beneficiarios de otras instituciones, se precisa que en Espíritu Santo la Sedesol apoyó a 110 de los 821 habitantes, lo que equivale al 13% de la población y a sus respectivas familias.

En una situación similar están los pobladores de La Pendencia, donde se ayudó al 12% y El Chino, comunidad en la que se respaldó al 8% de sus habitantes.

La pobreza en Pinos
Enclavado en el sureste zacatecano, el municipio de Pinos es el que mayor número de localidades tiene a nivel estatal y por sus altos índices de marginación ha figurado en las estadísticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) como una de las demarcaciones con más carencias del estado.

Actualmente, es uno de los dos municipios de la entidad incluidos en la Cruzada Nacional Contra el Hambre, con un 16.69% de su población en pobreza extrema y carencia alimentaria, según datos de portal electrónico del esquema, a diferencia de Fresnillo, el segundo municipio, que solo tiene al 7.07% de sus habitantes en estas condiciones.

En la emblemática comunidad de La Pendencia vive doña Ana Pérez, una mujer de 70 años con la piel dorada y ojos lastimados por el humo del fogón de leña donde ha cocinado toda su vida.

Su casa es pequeña, apenas tiene dos habitaciones, un pequeño cuarto encerrado y lleno de humo que hace las veces de cocina y un amplio patio en el que sobra lugar para un baño, pero el cual no han podido tener por la falta de recursos y porque los programas sociales no los alcanzan.

“Aquí vinieron los señores del gobierno hace como dos meses, pero no quisieron ayudarnos con el bañito; también les pedía una chimenellita buena porque tengo esta, pero está bien humienta; ahí está que ya estoy bien mala de las cataratas por tanta humareda”, lamenta.

“No me hicieron caso, a algunos les han traído cemento, hasta 20 costales, yo quería echar un pisito, pero nada; a un cuarto también queríamos echarle cemento porque se gotea mucho cuando llueve y tampoco se pudo, al baño vamos pa’ de aquel lado del arroyo, pero uno ya está viejillo y a veces ya no se puede levantar”, expresa.

Con decepción, doña Ana revela que, a cambio del apoyo, le pedían que ella y su esposo estudiaran la secundaria, a lo cual se negó debido a los problemas en su vista. “Me dijeron que querían que estudiáramos la secundaria, pero yo ya estoy viejilla y ciega, ya para qué y aparte no alcanzo a ver”, dice.

Comenta que a los encuestadores que llegaron al municipio les pedía de favor que aunque fuera la apoyaran con el baño, pero no quisieron, “solamente han venido muchas veces a retratar las casas; de los que sí les dan algo, que son a los que tienen sus casas buenas, tienen hasta de a dos baños y a uno que no tiene nada no le dan, así es la suerte”.

Programa, “para amigos del partido”
“Las cosas deben ser parejas, yo tengo un cuartito chiquito, le sacaron fotos, pero no me quisieron ayudar y hubo personas a las que los apoyos les llegaron dobles o triples, incluso hasta en casas que no están habitadas y pues uno de esos pudo haber sido el mío”, explica un joven mecánico de Espíritu Santo que pidió el anonimato.

Asegura que varias familias venían en las listas y les iban a dar pisos, aunque en la vivienda de sus padres lo que más necesitan es un techo para la cocina, ya que el que tiene es de tabla y lodo, por donde se filtra el agua cuando llueve.

“El apoyo era para todo el municipio de Pinos y no se ha visto eso, cuando viene la gente de México sí se ve honesta, pero cuando llegan aquí los apoyos y se encarga la gente de la comunidad de distribuirlos es cuando hacen de las suyas y los dejan para los mismos del comité y así es con todos los apoyos de todos los programas”, denuncia.

José Vázquez coincidió en que hay irregularidades en la asignación: “Mi casa es de adobe y techo de lámina, pero no nos llegó nada; los encargados son los que administran eso y no lo están manejado como un programa contra el hambre, lo están manejado como programa para gente de los partidos políticos”, afirma.

“A mí supuestamente me iban a dar un baño, pero al último no salí beneficiado y no me hicieron nada, muchos aquí estamos descontentos, porque hay gente que tiene dinero y les apoyan mucho, pero son amigos de la maestra Lucha que trabaja en el municipio y que es parte del comité”, revela.

Comenta que fueron muchos los apoyos entregados, “pero fueron para unos cuantos, a los mismos que les dieron sarpeo también les dieron pisos y a algunos hasta techos”.

Situaciones semejantes denuncia en Tolosa una persona que solicitó el anonimato y que asegura que se comprometieron a entregarle materiales para construir el piso para una cocina, la cual aún no tiene techo y le salieron debiendo un baño que requería para otra familia que vive en la misma casa.

“Hay unos que sí tienen baño y sí les dieron o que no viven en la casa y también los apoyaron, a lo mejor es porque ellos andan muy juntos con el partido del gobierno y ocupe o no se ocupe, los benefician”, acusa.

Además, el apoyo que recibió fue enjarre, pero no le proporcionaron la arena como al resto de las familias; como se pudo observar, en su vivienda se aplica en un área donde está construido con block y no con adobe.

Beneficiarios, “ocúpese o no se ocupe”
A diferencia de las comunidades mencionadas, Santa Gertrudis, la localidad piloto del programa en Pinos, recibió apoyos para el 95% de sus poco más de 200 familias, mediante distintos programas, según Juan Zavala, delegado municipal.

Según el padrón de la Sedesol federal, se entregaron apoyos a 217 personas. A decir de vecinos como Yadira Paredes y Saturnino Sánchez, el esquema les fue de mucha utilidad, sobre todo para la construcción de baños ecológicos porque no tienen servicio de drenaje.

Manifiestan que incluso varias familias fueron apoyadas con baños, pisos, techos y hasta enjarre, incluso en viviendas deshabitadas.

Juan Zavala informó que en esta localidad se otorgaron 103 enjarres, 80 pisos firmes, 173 granjas de traspatio, cinco muros, 40 techos y 138 baños. La evaluación para determinar a quién se le apoyaría se hizo entre marzo y mayo del año pasado y los materiales comenzaron a llegar en agosto.

Según los entrevistados, esta localidad  fue la única donde se brindaron apoyos alimentarios como granjas de traspatio, pues en el resto solo hubo apoyos para la vivienda.

Zavala también expone que en todas las comunidades apoyadas se aplica un esquema de empleo temporal paralelo; es decir, se paga a los beneficiarios para que ellos construyan y usen los materiales que les fueron otorgados, aunque reconoció que algunos pagos todavía no llegan.

Explica que otras localidades apoyadas por esa área fueron El Chirlín, El Llano, Estación Tolosa y Tolosa, como comprobó Imagen.

Otro habitante de la comunidad El Llano, quien pidió el anonimato, afirma que él fue una de las cerca de seis familias que no fueron apoyadas en la comunidad.

Denuncia que “Pancho y Jorge, dos habitantes de El Llano, tienen en sus casas 170 bultos de cemento que no distribuyeron desde hace meses y que seguro ya se hicieron duros por la humedad”.

No pierden la esperanza
“Me iban a apoyar con sarpeo porque tengo mi casa sin enjarrar y así nos dormimos en los cuartos, pero no han llegado aquí; dijeron que primero llegarían los techos y luego los pisos y al último los enjarres, así que seguimos esperando”, expresa Rosario Palafox, habitante de La Pendencia, donde los vecinos comentan que se entregaron solo 12 apoyos.

Su casa también es pequeña, tiene dos cuartos y en uno no hay camas; tienen miedo a que les pique una araña o un alacrán, como le sucedió a una niña hace unos meses a la que tuvieron que trasladar hasta la capital del país debido a su gravedad.

La única cama de la que disponen tiene el respaldo cerca de la única pared que es de block y está separada por algunos muebles de las paredes de adobe en las que no se puede distinguir si aparece algún animal.

Comenta que a su casa acudió gente del programa hasta noviembre del año pasado y quedaron de volver para ver con qué cantidad la apoyarían, pero ya no han regresado.

En la comunidad El Chino, María Márquez expresa que en su vivienda requieren con urgencia techos debido a que los que tienen se están cayendo: “cuando llueve no hayamos qué hacer con los chorros y ahorita cuando menos acordamos nos cae el polvo en los ojos”.

“¿Cómo es posible que no hayamos salido? Porque dijeron que se iba a apoyar a techos en mal estado de viviendas que estuvieran habitadas y mejor les llegó a los de las casas deshabitadas”, reprocha.

Además, expone que en esta localidad los beneficiarios fueron 70 habitantes y “hubo una persona que me dijo que realmente no lo necesitaba y pues es pura injusticia, a ver si más para adelante sí nos llega algo”.

En la misma comunidad, María Duque, madre de familia divorciada y que vive en un cuarto prestado, comenta que a su vivienda ni siquiera acudieron para encuestarla.

Por eso ella tuvo que acudir con el alcalde de Pinos, Herminio Briones, a solicitarle que en un terreno que le regaló su hermana le construyeran un cuarto.

Sin embargo, el edil no le dio respuesta y su estado de salud no le ha permitido insistir para que se le otorgue el apoyo: “necesito ponerme activa y moverme, pero yo soy sola y tengo que cuidar y mantener a mis niñas con 300 pesos a la semana, así no puede uno hacer nada”, se resigna.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Quiso darle una sorpresa a su novio y se mató camino a su boda
Asesinan a un vendedor de nieves en la San Marcos
Inician proceso legislativo para destituir al 'Cuau'
Encuentran a un hombre ahorcado en Lomas de Bracho
‘Reaparece’ Javier Duarte con publicación en Facebook
Gael García Bernal parodia el video de los XV años de Rubí
México, por debajo del promedio mundial en educación: PISA
Conmociona a Colombia violación y asesinato de niña de siete años
Se viraliza cuando Luis Miguel desairó a Thalía
Bernabé y Anahí desean un pequeño regalo
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.39
Venta 20.89
€uro
Compra 21.82
Venta 22.32

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad