Thursday 08 de December de 2016

Crónica epistolar de la Toma de Zacatecas

Víctor Manuel Ramos Colliere      29 Jun 2014 00:20:38

A- A A+

Compartir:
(César Navarrete )
(César Navarrete )
Amelia Urrutia estaba casada con Alfonso Linares Serna, quien de 1908 a 1909 fue alcalde de Guadalupe, dueño de la Hacienda de Los Ángeles y comerciante de materiales para construcción, semillas y ganados.

Era hijo de Francisco Linares, político porfirista, director del Hospicio de Niños y distinguido literato zacatecano, por lo que Alfonso pertenecía a una familia de cierto abolengo, que al igual que otras muchas, vieron menoscabado su patrimonio en consecuencia a los estragos de la Batalla.

Después del 23 de junio, se suspendió temporalmente el culto en las iglesias, al mes se permitió abrirlas solo los domingos por la mañana.

Las presidencias municipales fueron ocupadas por militares, quienes eran depositarios de las órdenes del primer jefe de la División del Norte, Francisco Villa, y del gobernador Pánfilo Natera.

Emitieron disposiciones en contra de la embriaguez y venta de licor y sobre la reorganización del estado.

Algunas familias emigraron hacia otros lugares buscando mejor suerte; otros esperanzaban que su situación pronto cambiaría.

Amelia vivía con su familia en Guadalupe; su casa era la número 34 de la calle Rodríguez.

Escribía a sus hermanos en Tulancingo, poco tiempo antes de irse a radicar junto con Alfonso y sus hijos a esa ciudad, abandonando para siempre el suelo donde se consumó la epopeya revolucionaria de la Toma de Zacatecas. 

Muy queridos hermanos:

…En tales condiciones, el día 12 de este mes tuvieron a bien aprehender y llevarse a Alfonso a la cárcel; esto fue para mí el mayor de los sustos y la peor de mis aflicciones.

Estuvo 24 horas preso y el motivo fue porque encontraron una copia de una carta en la que contestaba que sí contribuía con dinero para los gastos de guerra en caso de intervención extranjera, y al sacarlo a declarar, le resultaron con que no se habían fijado en que decía en caso de intervención que dispensara, figúrense cómo pasaríamos la noche tanto yo como su papá y hermanos; ¡cuánto hemos sufrido! 

A la fecha está todo lo mismo, el comercio muy en pequeño y todo carísimo, cuatro veces más de lo que antes valían y dicen no hay ni esperanza de que se componga.

Alfonso dice que ve como indispensable el salir del país en caso de que no consiga nada. 

Todos los que antes se consideraban ricos o medianamente acomodados son ahora pobres, pues han intervenido todas las haciendas, hasta los ranchos, hay personas que lo único que tenían era su casa y la dejaron sola o encargada con alguna familia y hasta eso les han quitado, pues están decomisando las casas que les parece conveniente. 

También les contaré que en Zacatecas cerraron las iglesias, quemaron los confesionarios y desterraron a los padres después de haberles exigido y sacado 100 mil pesos, pues a todo el que le pidieron daba, hasta personas muy pobres hacían un sacrificio y van a ofrecer algo para completar la citada suma, pero así que la entregaron les pedía más y siempre se los llevaron.

Las iglesias hasta hace poco las abrieron. No dejen de platicarme a ustedes cómo les ha ido, ojalá y no hayan tenido que sufrir tanto como nosotros.

De la niñita no les mando el bolo porque cuando se bautizó no había imprentas, las cerraron los revolucionarios; se llamó “María de Jesús Elsa”, sus padrinos fueron el ingeniero Adán Noble y su señora en representación de ella fue Irma, la que la llevó a la pila, pues ella no estaba aquí.

Deseando que todos se encuentren bien y tener noticias de ustedes se despide su hermana que no los olvida y mucho los quiere, Amelia [Rúbrica].

Posdata: Alfonso me encarga los salude, el pronto tendrá el gusto de verlos, pues dice que tiene que ir a México y nomás espera que esté bien el tren.

Querida Hermana Carmela: Hasta ayer día 7 del presente recibí tu postal fechada el 3 de julio próximo pasado y me alegro mucho de que haya llegado a tu poder el bulto que me mandaras, agradezco tus atenciones.

No dejes de decirme si hay comunicación con Tulancingo y ponme aunque sea una postal diciéndome si llega la presente a tu poder y luego pásala a los demás hermanos.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.32
Venta 20.82
€uro
Compra 21.88
Venta 22.38

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad