Wednesday 07 de December de 2016

Cuando todavía existían los caciques en Jerez

Javier Torres Valdez      9 Jun 2014 21:40:07

A- A A+

Compartir:
No están muy remotos aquellos años en que las elecciones eran simples, sencillas e ingenuas, no estaban tan contaminadas como en la actualidad.

Al existir, de hecho, solamente el Partido Revolucionario Institucional, éste manejaba convocatorias y fechas como mejor le parecía y presentaba en su momento al candidato ungido por el dedo del supremo gobierno en sus dos principales niveles.

Le bastaba decir al jefe (todavía no había jefas, pues las mujeres ni siquiera votaban): “Fulanito va”, para que su nombre fuera palomeado y sus huestes se fueran “a la cargada” como caballos desbocados.

Las elecciones fueron un simulacro de democracia, pues aunque se presentaba un solo candidato, se invitaba a la gente a votar, haciendo aquellos memorables acarreos (práctica que todavía existe) para acercar a la gente a las casillas, luego se les entregaba su torta, su refresco y una naranja; no podían votar por otro candidato porque no lo había y aunque bastaba sólo un voto para declarar electo al candidato y su planilla, siempre se procuraba generar movimiento en las urnas.

Ahora “los acarreados” ya no viajan en camiones de redilas como ganado; piden autobuses que tengan aire acondicionado y sanitario. Jamás se conformarían con una torta; piden dinero en efectivo o vales de gasolina que se pueden negociar y los líderes campesinos de los ranchos grandes piden que los incluyan como candidatos plurinominales, pensando que tener buen sueldo no es robar al pueblo. El conocimiento sobre sus funciones poco ha importado en el pasado y en el presente, lo único que importa es el dinero que cobrarán.

Los dirigentes de “El Partidazo”, como se le llamaba en sus tiempos, eran quienes decidían a quién se le entregaba el poder y el nuevo agraciado era generalmente el compadre, el pariente o el amigo.

Así se consolidaron varios cacicazgos que en su poder tenían al país entero. Gonzalo N. Santos (padre de Gastón), en San Luis Potosí; Leobardo Reynoso, en Zacatecas; González Gallo, en Jalisco, y Teófilo Borunda, en Chihuahua, ellos eran quienes decidían y cuando se ponían de acuerdo era inmenso el poder que ostentaban.

Estos caciques, a su vez, apoyaban a otros caciques municipales, quienes tenían que entregarle buenas cuentas sobre el control ciudadano al jefe inmediato. Aquí en Jerez se consolidó como cacique Jesús Vela Ruiz, un personaje que siendo originario de Laguna del Carretero, Villanueva, llegó a Jerez como policía, luego fue cabo, después síndico municipal y posteriormente dos veces presidente y dos veces diputado. Fue el gobernador José Isabel Rodríguez Elías quien lo quitó como dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y ahí empezó su declive.

En Tlaltenango, Chito de León era quien manejaba a los presidentes municipales de aquél próspero lugar y cada municipio tenía su dirigente.

Así se crearon vicios y costumbres, algunas de las cuales todavía están arraigadas pues siguen siendo imitadas por otros partidos, cuyos dirigentes tuvieron un tronco común, aunque luego hayan emigrado hacía otros horizontes políticos.

El “grupismo” ha sido lo que en Jerez vino a dañar seriamente a los tricolores y a los viejos dirigentes políticos. Todavía no les cabe en lo posible que el partido pueda funcionar sin ellos; en vez de distanciarse debieran entender que los tiempos han cambiado y que el perpetuarse jamás producirá buenos resultados.

Las campañas ahora son el enfrentamiento del poder político y el poder económico; nada hay nuevo y en cada instituto vuelven a surgir grupos que pretenden y exigen sus cuotas de poder, olvidando que esa práctica repercute negativamente entre los partidarios.

En los años viejos se puso en práctica la sentencia bíblica de “Divide y vencerás”; la usó el PRI al propiciar la creación de los “partidos morralla” y le funcionó en un tiempo, pero ahora las sorpresas y las alianzas están a la orden del día, aunque sigan inclinándose las votaciones hacia el lado de “los que dan más”, no solamente regalos y buena imagen, sino hasta promesas, pues están profundamente ligadas a la política.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Educación 
México tendrá los mismos resultados en la prueba PISA 2018: Nuño
Cae un avión de aerolínea paquistaní tras despegue 
AMLO dispuesto a hacer ‘alianzas’ para proteger a México de Trump
Time nombra a Trump Persona del Año
América ya se encuentra en Japón
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad