Wednesday 07 de December de 2016

¿Qué nos pasa? 

José Luis Guardado Tiscareño      20 Nov 2013 21:00:05

A- A A+

Compartir:
Iniciamos la recta final de este 2013, momento ideal para hacer un balance sobre lo hecho durante el año; para los zacatecanos tendrá que ser obligatoria una reflexión en torno a la situación que vivimos en nuestro estado.

Hoy la indiferencia y el conformismo se han convertido en la mayor amenaza de nuestra sociedad, controlados por un sistema político y económico que parece incentivar la apatía y la mediocridad, Zacatecas vive uno de sus peores momentos de los últimos años.

Atrapados entre el discurso oficialista, maquillado con un falso optimismo y la triste realidad que simplemente no coincide con lo dicho; los zacatecanos tenemos que ser convencidos por opiniones ajenas, que a través de una intensa campaña mediática, intentan convencernos que nuestro estado es uno de los mejores del país, donde el desarrollo se ve por donde quiera que camines, opiniones que se vuelven indispensables porque simplemente no encontramos en ninguna parte lo presumido por otros; basta darse una vuelta por nuestro abandonado centro histórico o por la única plaza comercial de la ciudad para percatarnos de la escaza actividad social, cultural y económica ¿Qué nos falta para acercarnos al dinamismo de las principales plazas y comercios de estados vecinos?

La aguda situación de parcialidad, desinformación y censura que predomina en nuestro estado ha llevado a una contradicción diaria en los medios de comunicación en torno a los problemas reales de nuestra ciudad y estado; a una negación en automático por parte del gobierno ante cualquier crítica, sin importar de donde venga.

Por ejemplo: la reciente noticia sobre el riesgo de perder la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Humanidad, evidenció como en un par de días los diferentes medios lo afirmaron, se contradijeron y terminaron por negarlo, entonces ¿Cuál es la realidad? ¿Qué motiva dichos comentarios y qué o quiénes provocan su negación?

Por otra parte el eterno engaño, cinismo y demagogia de nuestra clase política ha logrado convertirnos en el “estado más priista y más peñista”, condición que prometieron nos recompensaría con un mejor trato y mayor financiamiento por parte del gobierno federal; pero el tiempo se ha encargado de exhibir a los mismos gobernantes y representantes del PRI a reconocer, por ejemplo, un recorte en los recursos para cultura en la ciudad, además de un presupuesto asignado para nuestro estado que resultará insuficiente. Por lo visto no basta con ser “amigos” del Presidente para lograr mayores beneficios para Zacatecas, supongo que lo mismo pasara con todas las virtudes que se han empeñado a presumir sin sustento en torno a las reformas federales.

Cuando la descomposición social y política llega a tal grado, lo natural sería apostar a espacios alternativos para buscar una solución a los problemas, como la universidad; pero lamentablemente la UAZ está en una condición de autismo ante los problemas sociales de su estado y no sólo eso, si no que día a día evidencia su incapacidad por resolver incluso sus propios problemas, situación que tarde o tempano costará muy caro a todos los zacatecanos.

Sin el afán de preservar el pesimismo, hoy los zacatecanos no podemos ni debemos simular sentirnos satisfechos; debemos preguntarnos seriamente ¿Qué nos pasa? Ya que de seguir en esta inercia y dejar las respuestas para después, puede resultar demasiado tarde.
 




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.33
Venta 20.83
€uro
Compra 21.84
Venta 22.34

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad