Friday 09 de December de 2016

Las niñas en la India 

Elizabeth Sánchez Garay      4 Sep 2014 21:00:12

A- A A+

Compartir:
En colaboraciones anteriores analicé la terrible situación que viven los niños centroamericanos que viajan solos a Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida, padeciendo todo tipo de vejaciones durante el trayecto.

Pero éste es solo uno de los graves problemas que viven los menores de edad en las sociedades del siglo 21, como resultado de la pobreza, la ignorancia y la desigualdad social. Incluso, hay lugares donde el sufrimiento se exacerba por cuestiones de género, como sucede en la India.

Hace menos de dos semanas, en la localidad india de Sitapur, fue rescatada una niña que había sido enterrada viva por varios familiares, quienes primero intentaron estrangularla. Afortunadamente, una persona escuchó su llanto y vio que la tierra se movía ligeramente, motivo por el cual pudo ser liberada con vida.

No es un caso aislado. Al ser consideradas como una carga económica, el número de asesinatos de niñas en la India es frecuente, sobre todo cuando éstas nacen en hogares de escasos recursos.

Según la revista médica de Gran Bretaña, The Lancet, entre 300 y 600 mil niñas mueren antes de nacer porque las madres se realizan el aborto cuando saben que el feto es de sexo femenino.

Además, la ONU ha denunciado que, en comparación con los varones, las niñas reciben menos comida, asistencia médica y educación formal, por lo que la tasa de mortalidad entre los menores de uno y cinco años de edad es 75% superior en ellas que en los niños.

Esta dolorosa situación es explicada por nefastas costumbres ancestrales que, aunque están prohibidas por la ley, siguen manteniéndose en la cultura popular. Entre ellas, la aportación de la dote que los padres de las mujeres deben entregar cuando se casan.

El desprecio hacia las niñas se ha arraigado de tal forma que el martirio no termina cuando las mujeres pasan a la adolescencia o la juventud, ya que se convierten en víctimas de matrimonios precoces, prostitución, violencia intrafamiliar y esclavitud laboral aceptada por sus padres.

Por ejemplo, muchas niñas y mujeres trabajan, por salarios miserables y con altas probabilidades de enfermar de tuberculosis o asma, en la fabricación de cigarros liados a mano que se llaman bidis. La cuota es de mil cigarrillos que se hacen en jornadas de 10 a 14 horas diarias. En estos casos, el deterioro físico va de la mano con exorbitantes ganancias de los dueños de las empresas.

Así, se gesta una aciaga simbiosis entre perniciosas prácticas antiguas y los males del presente, donde el dinero constituye el valor más importante y la pobreza es cada vez más crítica y opresiva.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
A plena luz del día asesinan a 3 hombres en Calera
Madre finge que le robaron a su bebé para ocultar que lo asesinó
Llega a casa de su hijo; lo encuentra muerto
Balean dos viviendas del Centro Histórico de la capital
Por frío, cobijan a bebé en exceso y muere asfixiado
Se quedan comerciantes del mercado Arroyo de la Plata hasta el 15 de enero
La Joya está lista para los XV años de Rubí y sus invitados
En Guerrero 3 agentes de la PGR murieron calcinados en un vehículo
Caen 2 por homicidio de Renato López; móvil sería pasional
Entrega la Sedesol 9 millones de pesos en créditos
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.38
Venta 20.88
€uro
Compra 21.54
Venta 22.04

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad