Wednesday 07 de December de 2016

Decisión riesgosa 

Ricardo Gómez Moreno      9 Sep 2014 23:00:05

A- A A+

Compartir:
Cualquier viajero constante sabe, desde hace muchos años, que a la Ciudad de México le urge un mejor aeropuerto internacional, más eficiente y funcional, pero no necesariamente gigantesco.

Sin embargo, el Gobierno Federal decidió hacer un mega aeropuerto, ultramoderno, de gran belleza arquitectónica y costosísimo, capaz de figurar entre los puertos aéreos más ostentosos del mundo.

La idea no parece insensata si consideramos que en la mente del presidente Enrique Peña Nieto hay delirios de grandeza, como los que tiene cualquier jeque árabe. Con la gran riqueza petrolera por venir, cómo no tener un lujosísimo aeropuerto si pronto figuraremos entre las más importantes naciones exportadoras.

Los sueños de Enrique Peña Nieto, los mismos de los consorcios estadounidenses explotadores de hidrocarburos, delinean un paulatino y calculado desplazamiento del crudo de Oriente Medio -tan lejano y conflictivo- propiciado por un gradual crecimiento de las exportaciones mexicanas trasnacionalizadas.

¿Para qué ir tan lejos, si en el “patio trasero” el tío Sam tiene enormes reservas petroleras, ahora ya, gracias a la reforma energética peñanietista, disponible y segura en todo momento, incluso en el caso de guerra en cualquier lugar del mundo?

Para decirlo en pocas palabras, cuando Estados Unidos decida comenzar una guerra, donde quiera que sea, ya tiene asegurado el abastecimiento petrolero para mover la más grande potencia bélica.

Al convertirse México en pieza vital del ajedrez geopolítico mundial controlado por el Pentágono estadounidense, los veneros negros que nos escriturará el diablo, según nos dice Ramón López Velarde en su Suave Patria, alimentarán los frentes de guerra que abra la codicia expansionista de Estados Unidos.

Así, el gobierno de Peña Nieto rompe la política pacifista que por decenios fue un orgullo reconocido en todo el orbe.

Y si somos tan importantes, cómo no tener un grandísimo, bello y lujoso aeropuerto internacional, superior al de varias de las capitales de los países más ricos.

Desafortunadamente, al señor Peña Nieto se le ocurrió levantarlo en una zona donde la marginación y el desprecio social han convertido a sus habitantes en férreos defensores de sus derechos.

Probablemente el nuevo aeropuerto se realizará, y seguramente habrá fuertes conflictos entre la sociedad y un gobierno propenso a defender los intereses empresariales, locales y extranjeros, más que los de los mexicanos.

La decisión de Peña Nieto podría tener justificaciones, quizás endebles, pero justificaciones al fin. Si se mantiene el rechazo social, ojalá la decisión dependa, más que de factores de fuerza y publicitarios, de una buena capacidad negociadora; el autoritarismo allanaría el camino a enfrentamientos de riesgoso alcance.

La justicia y el respeto a los derechos humanos deberán ser la base de toda negociación. Lo contrario será ofensivo a todos los mexicanos.




Comentarios
No existen comentarios aún
Accesa o regístrate para poder comentar

Lo más leído
Muere al instante una mujer tras accidente en motocicleta
Descubrió a su pareja violando a su hija y lo hiere a machetazos
En los XV de Rubí habrá ¡Sergio el bailador en vivo!; Bronco confirma
Tren se descarrilla; transportaba maíz transgénico
Estiman costo del muro de Trump en 20 mil mdd
Es atropellado mientras viajaba en bicicleta; murió instantáneamente
Rechazan dar servicio de guardería a los padres
Walmart invertirá mil 300 mdd en México, anuncia Peña Nieto
​PGR abre carpeta de investigación contra César Duarte
Muere por múltiples impactos de bala en Calera
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 20.31
Venta 20.81
€uro
Compra 21.85
Venta 22.35

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad